Press "Enter" to skip to content

¿SE PUEDE? HASTA EL CORRAL (Cuarta entrega)

By RAMIRO

Querido nieto: Te veo alterado, ¿no será por tus glándulas? Deberías saber que aquí, en el Puerto de Albahacar, somos muy dados a la alteración del carácter, forma de ser o personalidad, y ya te anuncié que no son menos historias las que hoy en día se producen en su seno y las diferentes maneras de contarlas. Y te ruego no me vengas con dimes ni diretes porque “no me interesan lo que digan, lo que piensen. Sí nací para quererte y lo sé desde el instante en que te apareciste enfrente…”. Grande, Malú. Igual me dan las opiniones emitidas sobre marginaciones, torceduras o encantos, ni estoy ni deseo estar como tú todo el día enganchado a las “redes”. Ni como nuestra gerifalte que ha visto, leído o le han contado algo publicado en Facebook y, precisamente por ello, ha convocado una rueda de prensa. Como si aquí, donde el clientelismo ha sido, y sigue siendo, moneda de cambio, no hubiese cosas bastante más importantes que hablar, discutir, negociar y solucionar, lo último es lo más trascendental. Pues no, nos agarramos a la web del PP. Y como el tema es de políticos y siglas, eso que lo solucionen ellos, que para eso les pagamos. Obligados no están. Qué tiempos aquellos en los que muchos pensaban: “Para la libertad me desprendo a balazos de los que han revolcado su estatua por el lodo. Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos, de mi casa, de todo”. Grande Miguel Hernández. Pues no, mira por donde, querido nieto, debido a una denuncia el gerifalte caído no pudo concurrir a las municipales. Para que veas tú la eficacia de una simple denuncia. Incluso con poder restrictivo de derechos, como te denuncio no vas. ¿O llama denuncia a lo que fue una condena de inhabilitación a cargo público impuesta por comisión de delito? A puntito hemos estado de tener como cabeza de lista de los socialistas a un penado. Eh, y entona el ¡Basta ya de insultos y mentiras!, alegando una inquina. Pues si hablamos de tirria, rencor, encono, sarna o malquerencia… la que le tiene el gerifalte caído “al hijo de la Castro”. Resulta que el vástago castrista es el culpable de todo, vamos “Si la gata sale de noche y llega de día, la culpa es mía”, esa la cantas tú, que te oigo. Hasta fake news le atribuye, pero no lo denuncia. Eso sí, no confiesa por qué ella no aparece en ningún órgano de gobierno de la Diputación Provincial; por qué no está en ninguno de los consejos de administración de los diferentes organismos. No, de eso ni mu. Pareciese como si desde hace años estuviésemos en una zona de fango y dunas, con mandatarios erigidos por encima de los derechos de los gobernados, como si el medievo aquí perviviese o Puerto de Albahacar hubiese emigrado a la Sudamérica más desprotegida. Un ¡Dejad en paz al gerifalte caído!, para ella aún Alcalde. ¡No más ese comportamiento denigrante, sin escrúpulos, falso y deplorable!, que le pregunten a la mujer que vivió sus acusaciones por aquellas navidades. Pero no, he aquí el “brazo articulado” castrista, “Tengo un robot, yo lo hago funcionar; él es el mejor, y vamos a ganar (¿?). Me proteges, confío en ti. Grande y fuerte eres para mí!  Eso cantabas tú hasta hace bien poco en la ducha. ¡Venga ya! O es que acaso ¿no merecemos una explicación de la situación alarmante del Consistorio por el impago de nóminas? Pareciese decir “todo lo que no sea para mí es contra mí”, para eso la voluntad del pueblo me apoya. Perdón, a mí me apoyó, ahora apoya al gerifalte caído que es el ALCALDE. Tras 25 años, sin presentarse, sin ser votado y reconocido. Menos mal que la ley está por encima de la voluntad y deseos de algunos “políticos”.  Lo dejó dicho La Polla Records en su canción El Alcalde, ¡Te ofrecemos, tío, la vida que nos has tenido, te ofrecemos todo si votas nuestro partido, todo menos conseguir ser tú mismo nunca más! Sanamente, nieto, deseo que al menos algo hayas asimilado.