Press "Enter" to skip to content

Vadillo dice ahora que tiene “muy pocas ganas de seguir” y pide apoyo a la gente

Después de mucho tiempo publicando solamente los datos sobre los positivos por Covid que remite Sanidad al ayuntamiento, Ángel Vadillo ha hecho público hoy un comentario victimista en el que dice tener “muy pocas ganas de seguir”. En el mismo deja entrever que se siente derrotado y abandonado por sus seguidores al señalar que “querer a otro cuando está en la abundancia es demasiado fácil” y “reta” a la gente a quererlo “cuando tiene la vida enredada y muy pocas ganas de seguir”, para finalizar incidiendo en que no tiene nada que ofrecer y, al contrario, requiere del apoyo de la gente.

Es evidente que el ex alcalde, contratado como asesor-portavoz del ayuntamiento, está pidiendo ayuda a los suyos, cosa que es entendible, pero ya hemos dicho muchas veces que la mejor ayuda que pueden prestarle quienes le aprecian es dejarle marchar de la política y del poder que le obsesiona. Flaco favor le hacen quienes le animan a seguir, o quienes han entrado de concejales porque él se lo ha pedido, porque, sin pretenderlo, se han convertido en cómplices de las presumibles dificultades de salud física y psicológica de Vadillo.

Dice que tiene “pocas ganas de seguir”, pero no es creíble porque pudo retirarse a tiempo y quedar bien: pudo irse cuando lo expulsó el PSOE haciendo el paripé, pudo retirarse cuando quedó fuera de las listas electorales por decisión de la justicia, o puede marcharse ahora y no seguir haciendo daño a trabajadores y al pueblo en general.

La gente puede ofrecerle el apoyo que requiere, pero para eso no hace falta que siga en la poltrona, sino todo lo contrario.

Él mismo comenta que no tiene “nada que ofrecer”, salvo más sufrimiento y más ruina, podríamos añadir, y entonces nos preguntamos por qué no dimite ahora mismo y deja que dimita también la alcaldesa.

__________

Portada: Foto de la última noche electoral cuando Murillo ganó las elecciones.

Imagen 2: Comentario publicado hoy por Ángel Vadillo.