Press "Enter" to skip to content

“Nadie merece tanto sufrimiento”

COMUNICADO DEL GRUPO DE TRABAJADORES AFECTADOS POR LOS IMPAGOS

” Hoy no estamos en la plaza, pero la llama sigue viva. El hecho de que esta noche no nos concentremos no quiere decir que hayamos bajado la guardia o que tiremos la toalla”.

Buenos días vecinos y vecinas de Alburquerque. Buenos días también a los paisanos que nos leéis, escucháis o veis más allá de “nuestras fronteras”. Sabemos que quienes un día tuvisteis que dejar Alburquerque atrás seguís con atención, tristeza y sufrimiento lo que aquí está pasando, porque sois alburquerqueños y el alburquerqueño lleva a su pueblo en la sangre, y lo vive, y lo siente y lo sufre.

Imaginamos que por momentos os invade la rabia y que es mucha la vergüenza que, como muchos de nosotros, sentís. Por eso os decimos que esta lucha también es por vosotros. Seguiremos peleando hasta que el nombre de Alburquerque vuelva a brillar, hasta que volváis a sentir ese orgullo tan especial al decir que sois alburquerqueños, hasta que podáis venir de nuevo alegres y con ilusión al pueblo que os vio nacer.

Hoy es viernes, un día más en el calendario que nos ofrece la vida. Otro día más en el que debemos sacar fuerzas de donde ya quedan pocas para ir al trabajo, un día más al que echarle el valor y el coraje suficiente para poder levantar el ánimo y no dejarnos arrastrar por ansiedades o depresiones. Estas son enfermedades que se sufren en silencio y soledad, que llegan sin avisar, y que son crueles y muy destructivas. Nos atrevemos a decir que están directamente relacionadas con las situaciones que nos están obligando a vivir quienes se presentaron a unas elecciones para hacer política social, para la defensa de los trabajadores, para trabajar por el bienestar y la prosperidad de un pueblo, pero que han demostrado que lo único que hacen es mancillar el significado de las palabras democracia y libertad, además de no importarles para nada el sufrimiento de sus vecinos.

Vivimos bajo el yugo de gobernantes que abusan de la inacción del pueblo y del poder para llevar a cabo sus injusticias. Gobernantes que nos han traicionado, a quienes confiamos en ellos en unas elecciones, y a quienes no los votaron pero que merecen todo el respeto por el simple hecho de ser ciudadanos de Alburquerque. Porque tienen los mismos derechos a pesar de pensar diferente. Gobernantes que han demostrado que no se merecen el cargo que ostentan porque les queda demasiado grande. No están a la altura, no tienen los principios imprescindibles que un político debe tener.

Hoy no estamos en la plaza, pero la llama sigue viva. El hecho de que esta noche no nos concentremos no quiere decir que hayamos bajado la guardia o que tiremos la toalla. Seguimos aquí, luchando por nuestros derechos y los de los alburquerqueños, peleando para que quienes ordenan y mandan se den cuenta, de una vez por todas, que su tiempo ya pasó. No aportan nada más que desdicha y ruina económica, ética y moral. Formarán parte de la historia, sí, pero de la más negra de Alburquerque. Habernos arruinado, ese será su legado.

Ha llegado la hora de que dimitan y pidan perdón, sin más dilación, sin ninguna excusa absurda más. No pueden seguir faltando a la verdad ni contando cuentos chinos. Ya no los creemos, ya no confiamos en ellos.

Antes de finalizar les contaremos otra historia triste.

Alburquerque sigue perdiendo, a pasos agigantados a los mejores trabajadores. Personas que llevan muchísimos años dándolo todo por su pueblo, trabajando día y noche para conseguir un poco más para sus vecinos, para empresarios locales y autónomos, para las asociaciones…

Esta semana se ha marchado otro compañero. Una persona con una gran valía profesional ha tenido que abandonar su puesto de trabajo e irse a buscar la vida a otro sitio. Ya son demasiados los que tuvieron que hacerlo, y lo tendremos que seguir haciendo. Esto es lo que están consiguiendo quienes nos desgobiernan.

Mientras ellos siguen en sus poltronas, escondidos si dar explicaciones, “con sus intereses inconfesables”, amparándose en la inacción de las Instituciones regionales y nacionales que siguen mirando de medio lado a la problemática existente en Alburquerque. Llevando a cabo una destrucción diaria de lo que no les pertenece.

Con su desgobierno y “sus caprichos” están perdiendo el mejor capital que tiene este ayuntamiento, el capital humano. Y ahora, para terminar por hoy, nos gustaría hacer una reflexión en voz alta:

“Tenemos lo que nos merecemos” dicen algunos por ahí”. Nosotros no podemos, ni queremos ni vamos a aceptar esa frase dicha así, tan a la ligera, porque no es cierta y no es justa.

Tenemos lo que hemos votado, sin duda, PERO NO NOS MERECEMOS ESTO QUE ESTAMOS SUFRIENDO. Ningún alburquerqueño se merece lo que está sufriendo, y por supuesto NADIE, por muchos votos que haya sacado en unas elecciones, está legitimado para hundir a nuestro pueblo, a mancillar a sus vecinos, a dilapidar los ricos recursos de nuestra tierra, ni a pisotear nuestros derechos laborales.

Muchas gracias. Seguimos en la brega, seguimos alerta. Siguen demostrando que con ellos no hay solución, por lo tanto solo les queda irse. Con todo nuestro derecho y por el bien de todos desde aquí volvemos a pedir la DIMISIÓN INMEDIATA.