Press "Enter" to skip to content

Víctor Píriz critica la “falta de sensibilidad” y de “alma” en la Asamblea y dice que Alburquerque no puede esperar

Víctor Píriz, diputado nacional del PP, volvió a venir a Alburquerque, pero esta vez compareció con pesadumbre pero también con rabia por el pleno de ayer en la Asamblea de Extremadura, del que dijo que le produjo “desilusión y tristeza” y fue un “mazazo”. Señaló que la vicepresidenta y consejera de Hacienda Pilar Blanco-Morales pidió tiempo a Alburquerque cuando “los alburquerqueños no tienen tiempo”. “Nos instan a esperar –añadió- y preguntó quién puede esperar cuando lleva hasta 10 meses sin cobrar”.

Se mostró contrariado porque hablaron de “garantías a las autonomías de los ayuntamientos, pero no de garantías a los derechos de los trabajadores”. “Se garantizan los derechos de Murillo y su director general pero no las de los 200 empleados que no llegan a fin de mes”, añadió.

Víctor Píriz dijo que ni siquiera garantizan la “salud mental” de los afectados por los impagos y sostuvo que “cuando les ves sufrir es cuando te haces cargo de la situación”. Criticó que “los diputados socialistas pasaron por delante de los trabajadores ayer y nos les decían nada, porque se estaba fraguando lo que pasó dentro: falta de escrúpulos y sensibilidad”. “Estamos jugando con personas y a mí se me cae el alma cuando hablo con ellos”, añadió.

El portavoz de presupuestos del PP en el Congreso insistió en que “el PSOE es el único culpable” y recordó que este partido indultó y presentó a Vadillo en las últimas elecciones. “No pueden ser parte de la solución los culpables del desastre”, aseguró, y se mostró indignado porque alguien –al que no citó- “que ha bebido de las fuentes del vadillismo y ha sido compañero de Murillo y Vadillo diga que no podemos hacer ruedas de prensa y luego irnos de Alburquerque”. “Me llevan diciendo eso mismo durante 7 años, pero aquí estoy y no me voy a ir hasta que se solucionen todos y cada uno de los problemas de Alburquerque”, añadió, y sentenció diciendo que “vendré a hablar a mi pueblo cada vez que me dé la gana aunque le fastidie a ese señor, a Murillo y a Vadillo”.

Finalmente dijo que el PP sigue trabajando porque no hay tiempo que esperar y avanzó que va a hablar con la secretaria de Estado de Hacienda y solicitar una entrevista con el ministro de la Presidencia para que el gobierno central “haga lo que la Junta no ha querido aquí”, dado que, sostuvo, “la disolución está perfectamente recogida en la ley por motivos económicos”.

Se despidió diciendo que “ayer faltó alma en la Asamblea, porque no se habló con el corazón y quien no lo tenga que no se dedique a la política”.