Press "Enter" to skip to content

Ipal vaticina que Murillo y Santalla dimitirán

Esta mañana han comparecido por una parte Ipal, con tres de sus ediles, Manuel Gutiérrez, Alicia García y Javi Blázquez, y por otro el diputado popular Víctor Píriz acompañado por su leal compañero Manuel Arce. En este artículo nos centramos en la primera de las intervenciones, que pueden ver íntegramente en el vídeo de arriba.

Respecto al pleno de ayer en la Asamblea de Extremadura, Gutiérrez dijo que “no se llevó a cabo como esperábamos la petición para disolver el ayuntamiento, pero se abrió un camino para que pueda ocurrir”.  El portavoz de Ipal recordó que su grupo es actualmente el mayoritario en la corporación, dado que tiene cuatro ediles, por dos del gobierno y uno del PSOE. Por tanto, argumentó que cualquier asunto o solución pasa por Ipal.

Además, dijo que todas las cosas que se hablaron ayer en la Asamblea de Extremadura las ha venido denunciando desde hace años su grupo además de llevarlas a los plenos: deudas con trabajadores y empresas, obras sin pagar, embargos, Baldíos. Asimismo, añadió, “todos los portavoces de los grupos de la Asamblea dieron la última cifra de deuda que ya adelantó Ipal: alrededor de 15 millones de euros”.

Gutiérrez recordó a los dos concejales del PP que estuvieron hace años y a Manuel Arce, el último de este partido, que han estado haciendo oposición, al igual que Ipal, y todos “nos llevamos las tortas porque hablábamos de lo que estaba pasando y lo que iba a pasar”.

Dijo que ayer tenía que haberse celebrado un pleno en Alburquerque “pero ya se encargado los gerifaltes de que no se celebrara porque estaba en minoría y se hubieran aprobado propuestas que iba a llevar Ipal”. Incidió en que la Diputación ha puesto a disposición del ayuntamiento un secretario para que puedan hacerse los plenos y pidió a la alcaldesa que se acoja a esa propuesta”.

Recordó que la vicepresidenta de la Junta, Pilar Blanco, dijo que la mejor solución es la dimisión de las dos ediles que quedan, Murillo y Santalla, algo que ya pidió su grupo, y vaticinó que ambas acabarán dimitiendo porque “el cerco cada vez se estrecha más”.

“En Extremadura todo el mundo está en contra del gobierno de Alburquerque, tanto la opinión pública como la totalidad de los partidos políticos”, aseguró, para añadir que “toma por la palabra a la vicepresidenta, que se comprometió a que en el momento que se produzcan esas dimisiones y se disuelva la corporación, se pondrán las bases para solventar la deuda y Alburquerque vuelva al cauce del buen funcionamiento”.

Finalizó agradeciendo la presencia de algunos trabajadores ayer en la puerta de la ASAMBLEA de Extremadura, aunque mostró su pesar porque “allí tendría que haber estado todo el pueblo”, y se preguntó dónde están los alburquerqueños y qué hacen en sus casas, cuando este problema afecta a todo el pueblo y todo el mundo sabe que la solución hay que tomarla al margen de las dos señoras que nos gobiernan”.

Terminó pidiendo a los vecinos que acudan a la concentración de esta noche en la plaza.