Press "Enter" to skip to content

El ayuntamiento quita las banderas ante las quejas de un vecino a la Junta de Extremadura

El ayuntamiento ha quitado los harapos que tenía por banderas y que ondeaban en ese estado desde hace años tras una queja de un alburquerqueño, José Otero, a la Junta de Extremadura. En la misma decía que “soy del pueblo de Alburquerque y me da pena ver en el ayuntamiento unos trapos colgando, que representan la Bandera Nacional. Pido por favor que sea reemplazada”.

Aunque este hombre solo se refiere a la bandera de España, lo cierto es que las otras dos, la de Extremadura y la de Alburquerque, estaban igualmente deshilachadas y rotas.

En respuesta a la carta de Otero, la Directora General de Administración Local, Inmaculada Bonilla, señala que es “la autoridad municipal quien debe garantizar que la bandera ondee en el exterior u ocupe un lugar preferente en todos los edificios municipales, así como su mantenimiento y conservación en buen estado”. Recuerda que deben ondear además en la Casa de Cultura y otros edificios municipales, del mismo modo que a la Comunidad Autónoma y al Estado les incumbe la colocación de las banderas en sus edificios”.

La Directora General señala no obstante que “las dificultades económicas extremas por las que atraviesa el ayuntamiento de Alburquerque pueden ser la razón que han motivado el descuido en el buen estado y conservación de la bandera nacional. Inmaculada Bonilla continúa diciendo en su respuesta al denunciante que “el ayuntamiento debe atender a obligaciones económicas más perentorias, como son los salarios pendientes de abonar a los trabajadores”. Y finaliza señalando que “estas circunstancias han podido justificar tal descuido”, aunque indica que “desde esta Dirección General se dará traslado al ayuntamiento de Alburquerque para que atiendan dicha queja”.

Y, efectivamente, la Junta de Extremadura debe haber contactado con las autoridades municipales e inmediatamente han procedido a quitar las tres banderas del balcón del ayuntamiento.