Press "Enter" to skip to content

Las dimisiones de Cipriano Robles y Matías Duro dejan al gobierno local con solo dos ediles

Según han informado hoy los compañeros de la RCA y hemos podido corroborar con personas cercanas al gobierno local, han presentado sus dimisiones dos nuevos concejales, Cipriano Robles y Matías Duro, con lo que el gobierno se queda con solo dos ediles: la alcaldesa Marisa Murillo y Laura Santalla, que ya dijo en las redes sociales que seguirá ahí hasta el final, un final que parece cada vez más cercano, entre otras cosas porque no parece que haya nadie dispuesto a “tirarse de cabeza a un pozo” entrando como concejal para sufrir y ser cómplices de un gobierno que ha arruinado por completo Alburquerque.

Estas dos dimisiones más la de Sandra Maya deberían hacerse efectivas en el próximo pleno ordinario de 30 de septiembre.

Cipriano Robles, conocido como Pipo, era actualmente el único teniente de alcalde, estaba liberado y lleva en la corporación municipal desde 1999, la friolera de 22 años; mientras Matías Duro, otro de los fieles a Ángel Vadillo, ha sido concejal en varias legislaturas, aunque sin continuidad, dado que no lo fue en la anterior a esta y volvió en las elecciones de 2019.

De esta forma, el gobierno local ha perdido a 7 de los 9 que fueron elegidos en los últimos comicios y ahora mismo están solo dos, por cinco de la oposición, cuatro de Ipal y uno del PSOE.

Como es lógico, gobernar con solo dos ediles es imposible porque perderían las votaciones en los plenos, a no ser que fueran temas positivos para el pueblo y todos votaran afirmativamente, pero tampoco sería lógico que hubiera una moción de censura y se nombrara otro alcalde porque eso supondría tragarse quienes no tienen culpa la situación envenenada que han dejado los irresponsables que nos gobiernan. Por ello, la única salida sería la dimisión de la alcaldesa y que se nombrara una gestora o, mejor aún, la intervención por parte de Hacienda del ayuntamiento, en ambos casos con el principal objetivo de liquidar las deudas y sanear las cuentas municipales.