Press "Enter" to skip to content

CARTAS EMPONZOÑADAS (XXIII)

ANTONIO L. RUBIO BERNAL

Puerto de Albahacar, finales de agosto del 2021

Una vez más, Rosita, heme aquí tras el papel; ¡qué difícil se me hace empezar! Creí leer que esto con treinta entregas toca a su fin, ¿verdad?; el mentor verá, ningún otro manda en su aventura. Yo, por aquello del rorro, me encuentro más “entretenío” que nunca; las mañanas en el zaguán, con el transistor y él al “lao”. ¡Quién me lo iba a decir, tan pronto y con tanto “agrao”!

Gracias por tu ofrecimiento a llevarme a San Vicente; créeme, no sé cómo llamarla, si novia, parienta o prometida. Mi nieto ya lo hizo una vez, pero no nos acompañó, dio una vuelta con gente del fútbol. ¡Qué contarte a esta edad! La cosa va; ella quiere venir a casa y darse a conocer pero yo me opongo; es pronto todavía. Soltera, y como que tuviese ganas de rebujar trastes pronto, pero yo a tanto no llego. Habla de que en octubre, si la cosa va mejor, ir a un viaje del INSERSO. Yo no soy muy “salió”, me da miedo, con las cosas que pasan. ¡Mira tú, qué coña Benidorm! Pues ella, erre que erre.

En Puerto ocurre un poco como en España, “el par d’ ellos” tampoco ha sido capaz de dar la cara ante el enorme incendio “sufrío” estos días atrás. ¿No ves tú vergonzoso e inhumano que con lo “ocurrío” no tengan la valentía de decir esta boca es mía? Que no es moco de pavo, personas que han “perdío” to en sus campos, incluso viviendas; ganaderos que se quedan sin ingresos después de contemplar impotentes como algunos de sus animales morían “achicharraos” por las enormes llamas; el pánico que reinó aquella noche en el pueblo, donde hombres hechos y derechos lloraban como niños por la impotencia; y “el par d’ ellos”, representando a un ayuntamiento desvergonzado, insensible y pasota, chitón en boca. ¡Venga ya! Después dicen. Haber “salío” a ofrecerse: “que estamos aquí, junto a nuestro pueblo, sintiendo su desgracia y dispuestos a ayudar en la “medía” que se “puea”, cediendo fincas municipales, prestando casas…”, qué sé yo, pero haber “dao” la cara. Y ahora to el mundo venga a hablar que si pastos, que si incivismo, que si leches; Puerto o cambia pronto o mal futuro le espera. ¿Nos habrá “echao” alguien mal de ojos? ¿Dónde está nuestra empatía, que llaman algunos, y nuestra solidaridad con el prójimo? Aquí, ande yo caliente… Con los harapos de estandarte, que no banderas, como dijese Hemingway “en permanente derrota”, y pregonando, “viendo el chozo, te imaginas al pastor”.

Y sabrás que no dan una en el clavo; ahora la delegación de Gobierno dice que “na de na, lo del diretó generá”, vamos que deviene ilegal. Y el secretario municipal, tras tan atroz ridículo, se pira, aludiendo plaza “conseguía” por concurso. Desconozco el baremo pero de dentro me sale “tanta gloria lleve como paz deja”, señor. ¿Y la gente no se dará cuenta que paso que dan, vergüenza que acarrean? ¿Pensaría el secretario que con su presencia ya bastaba? Esto es un hazmerreír; que Dios nos coja “confesaos”; licencia otorgo a aquel amigo mío que dijese, “todo camino, por largo que sea, siempre acaba”, y éste, quiero pensar, también acabará; porque el problema no sólo es que se digan solemnes tonterías desde nuestra representación política municipal sino que las pocas sean “pronunciás” desde la solemnidad del cargo, de manera suntuosa, aunque haya que estar muy ciego para podérselas creer. Y ahora se han “quedao” en minoría –me temo que habrá “desbandá”-; veremos qué ocurre o qué se puede hacer; todo ello si no llega algún tarambana, hombre o mujer, le da el sí quiero al baranda y otorga reflote. Aquí ya sabemos cómo somos, nos hablan de que si esto que si lo otro, puedes lograr esto o te facilitamos lo otro, y al saco; vuelta la burra al trigo y tiro porque me toca. ¡Qué pena de idiosincrasia la nuestra! ¡Qué mierda de tantas “lealtades sospechosas” como las existentes aquí!

Oye, y tú ¿vendrás el día 4 que se junta aquí la flor y nata de La Proterva? A mí me ha “hablao” de ir “El Vástago Castrista”, que le gustaría y por saludar al mentor, pero no, mi nuera, con lo de la criatura, no anda por no gastar alpargatas; no voy a ser yo quien fulmine los euros por probar espumoso.

Te dejo, que después dicen que me enrollo, que resulta largo, ¡coño, pues no leáis mi parecer! Escribid como Dios manda, eso es lo que es menester, no cuatro chorradas impensadas en el muro. Mira tú que coña pared que todo lo admite. Adiós, niña de mis ojos. Cuídate, haz las cosas bien ahora que vas a dejar el cotarro en manos de otras. Avisa antes de venir, por si me voy al campo -o a Sanvi, quién sabe-, ese día. Muak, muak de quién si no, de tu Ramiro.

Aldeia do Meco, agosto del 2021

¡Hola, Sr. Ramiro!

Emprendía viaje cuando el cartero llegaba: “Menina Rosita, aquí está outra carta de seu namorado español”; “ah, muito obrigada”, me limité a responder. Y mire dónde estoy (bueno, estamos), en una de las playas más bellas de Portugal, a solo treinta kilómetros de Lisboa; pero no piense mal, de jamelgo ni mijita; la remodelación empresarial ha hecho que pudiésemos coger desde el viernes y venirnos para acá, el lunes a las diez tenemos cita con nuestro asesor fiscal (documentos, poderes, firmas y demás requisitos) para así poder cada una gestionar con autonomía su nuevo destino. Las tres (Filipa, Stela y servidora), alojadas en Quinta dos Amarelos, gentileza de papá, que ya era hora.

Se hace obligada, como é a sua relação com o seu chorbi? Imagino que ilusionado y siempre dispuesto a escucharla; vamos que ya no se acordará ni del pobre Peter, su querido gato. Al menos yo, cuando comienzo una nueva amistad siempre recuerdo las palabras de Ana M. Matute, “la palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos.”; y esa pudiese ser una de las razones por las que me gustan tanto los idiomas. Pero me agrada que a usted también hayan llegado “los barruntos” del amor. Bien lo dijo E. Fromm, “ser capaz de estar solo es la condición para ser capaz de amar”. A decisão é pessoal.

Le tengo una novedad, me han otorgado fecha de defensa de la tesis: viernes, 10 de septiembre, 9 de la mañana. “O pensamento humanista na teoria econômica de José Luis Sampedro, (Barcelona, 1917)”, es su título, donde abarco la conciencia sobre el subdesarrollo, las fuerzas económicas de nuestro tiempo, el mercado y la globalización, temas en los que el autor realizó una gran aportación. Si todo saliese bien, nada mejor que impartir docencia, quién sabe, poder hacerlo en un futuro en Bocconi, Stanford o Princeton, todas ellas facultades de prestigio; uno de mis sueños, afrontar el reto académico, pues permanecer al frente de la firma no es sino cumplir los designios de papá que solía repetirme de joven: “Rosita, continue aplicado em seus estudos; algum dia você será aquele que dirige a empresa que seus avós nos deixaram”. Para mí enfrentarme a dificultades es vivir, sin conocer el cansancio aunque sí la extenuación, como mi abuelita Aldonça, en palabras de mi tía Caterina. Por Dios, Sr. Ramiro, me encantaría que viniese a la defensa, aunque no la comprendiese; verle allí sentado, en el salón de actos de la Facultad de Económicas de Evora, me llenaría de infinita satisfacción. Imagine que sou sua neta, porfa; así podría conocer a toda mi familia portuguesa y almorzar con ella. Muy en serio, sería lo único en este mundo que justificaría la proximidad física de su nieto, que le llevase.

¡Ay, la Villa”! Necesitada está de “The sound of Silence”, donde Simon and Garfunkel cantasen aquello de “Tontos les dije, ¿no sabéis que el silencio crece como un cáncer? Escuchad mis palabras que podrán enseñaros, coged mis brazos que podrán alzaros; pero mis palabras cayeron como silenciosas gotas de lluvia e hicieron eco en los huecos del silencio”. Los actuales gerifaltes, como usted les llama, aquellos que invitan ahora a los trabajadores “a que cojan las de Villadiego”, son los únicos responsables de todo lo acaecido. Injusto que se fuesen de rosita, dejando el mochuelo a otros en medio de una situación complicadísima, y tras el incendio más. ¡Qué valor!  La oposición aquí, tanto de partidos como individual, siempre ha sido y es ignorada, ninguneada, vilipendiada, imperando el conmigo o contra mí, negando así la democracia; de ahí la importancia de nuestra humilde labor; todo este cúmulo de circunstancias propician que el movimiento “Resistencia” luzca aún más, cobre más valor su testimonio y cualquier seguidor comprenda fácilmente el sentido de su compromiso. Pero bien lo dijo Umberto Eco, “no todas las verdades son para todos los oídos”. Le seré sincera, en ella, en la Villa, se ve reflejado el dicho que mi tía Caterina tanto gusta referir: “apenas cobardes precisan da mentira para evitar a realidade”, justo le que le está ocurriendo ahí a muchísima gente, se están mintiendo a sí misma, e igual da fuego que cuentas, todo pura farsa personificada en personas que no tenían por qué. Y es por ello que a los “nuestros” les recuerdo las palabras de nuestro mentor allá por marzo del 2020, “la lucha, tanto individual como colectiva, contra el mal continúa, prohibido rendirse. No te perdonaría que te contagiases de la peor de las enfermedades: la pérdida de esperanza, la incapacidad para alzar tus ojos buscando la luz que nos traerá un nuevo día, cuando el presente sea pasado, cuando tus temores se hayan marchitado, cuando tu mente limpia de miedos vuelva a saludar sin temores; y para todo ello sólo debes confiar y esperar. Sí, créeme”.

Permita que no me extienda, la siesta se acaba y salimos de compra, unos trapitos, que tenemos pocos, JJJ. A más distancia pero con el mismo cariño. Dele un besazo al rorro, le compraré un detallito. Y a usted también, una corbata, para que la luzca con su “namorada”. Muak, muak de quien no le olvida y deseando está de verle (bueno, y a su chorbi también), su Rosita, la Portuguesa.