Press "Enter" to skip to content

Mantenimiento cero en la residencia Virgen del Carmen pese a los avisos del personal del desastre

Los usuarios de la residencia virgen del Carmen, intervenida por la Junta de Extremadura, aún no han empezado a abandonar las instalaciones del centro y se espera que lo hagan a lo largo de esta mañana. Una de las trabajadoras nos comentaba que han sido las quejas del personal y de los familiares de los residentes, a quienes las cuidadoras más reivindicativas han convencido de que den el paso, quienes se han decidido a denunciar al SEPAD la situación por la que atravesaban desde hace muchos meses en ese centro.

Esta mujer asegura que la residencia se ha ido abandonando al abrir otra más nueva y pese a los continuos requerimientos del personal sobre la necesidad de solucionar graves problemas de deterioro físico del centro, así como la presencia de cucarachas por encima de los muebles, termitas y otra clase de insectos, sin que el ayuntamiento se decidiera por desinsectar y desinfectar el centro.  “El mantenimiento ha sido cero”, añade, y explica que hay goteras en diversas dependencias, algunas en el comedor, de forma que cuando llueve tienen que cambiar de mesa a algunos residentes para que no se mojen, al igual que sucede en la misma enfermería, donde también hay varias goteras.

Esta trabajadora cuenta que los miembros del SEPAD que han realizado la inspección se han llevado fotos, vídeos que ya existían y otros realizados por ellos mismos.

También muestra su preocupación porque le han dicho que le van a pagar el mes de junio, cuando la adeudan cinco más y no sabe si percibir ese dinero puede perjudicarla en caso de denuncia en el futuro.

 

Inquietud por el pago de las nóminas

El ayuntamiento ha pagado la nómina de junio exclusivamente a las trabajadoras de la residencia, unas 50, dado que algunas no han querido renovar y otras han anunciado su marcha. Entre el personal hay inquietud porque desconocen si es legal que les abonen la última mensualidad y les adeuden las cinco anteriores, desde enero hasta mayo. De hecho, un experto en temas laborales aseguraba a esta revista que puede ser “una trampa” o los trabajadores pueden tener problemas en el futuro si hay denuncias por impagos.

Al resto del personal laboral les adeudan hasta 9 nóminas y no han percibido ninguna en lo que va de año y a los ocho funcionarios les deben tres.