Press "Enter" to skip to content

CARTAS EMPONZOÑADAS (XX)

A todos los lectores de Azagala que han hecho posible una realidad que anhelábamos, llegar al millón de visitas en nuestra página. Gracias.

ANTONIO L. RUBIO BERNAL

Puerto de Albahacar, ni primavera sin flores ni verano sin calores, 2021

¡Gran alegría nos diste con tu visita relámpago!; agradecido de por siempre, pues repetía mi padre “quien no agradece lo poco, mal agradecerá lo mucho”. ¡Qué cafetito tan gustoso! ¡Qué arreglaita venías; ese vestido “estampao”, fruncido al talle y con mangas mariposa! Eso, debes reconocerlo, lo heredaste de mamá. ¿Viste cómo nos miraban? Provocaste hasta chinchorreos de que habíais vuelto. Por cierto, me gustaron mucho los “pastéis de Belen” que trajiste, pero mucho más tus palabras; y nada que objetar a que yo no estorbase entre vosotros. Si Dios quisiera que mis sueños se hiciesen realidad y os viésemos de nuevo juntos; después, ¡ni morirme me importaría!  Sollozo por lo vuestro; ¡este cabeza chorlito, cómo pudo meter la gamba de aquella manera! ¿Te gustó mi rorro? ¡Qué machote tengo en casa!

Ahora “to” en esta humilde morada ha “cambiao”, y mucho: mi nuera sólo pendiente de la criatura, mi nieto viene a diario de Badajoz, mi hijo antes de las diez de la noche está de vuelta del campo, yo me siento en la puerta de la calle a tomar el fresco con ellos y lo mejor, los otros abuelos muchas noches también acuden a disfrutar de esta “joya”. ¡Quién lo diría! Con lo que hemos “pasao”, escuchando lo que no está en los escritos, pero bueno, pasó y pasó. Eso sí, tu “ex” cuando llegan ellos da las buenas noches y o bien se sube a su cuarto o “coge el toli” y baja al Rodeo. Le he dicho que tiene que perdonar pero dice que es muy pronto y que no puede. Él allá. Creo también que mi nuera vuelve a la normalidad; el otro día le escuché, comentando con la otra abuela, que qué buena persona eras tú, que habías “venio” de Portugal a cumplir con “tos” nosotros y que se te iban los brazos por coger al niño.

Espero no te moleste pero el otro día, cuando vino a traernos el regalito, en el cuchitril, le “dimos pal’ pelo” a dos botellas Mari, “La Chica de Oro”, y yo. ¡Ni imaginas la manera de “rajá”! Y ya con el puntito, que no fue chispa, me propuso: ¿y por qué no elaboramos un escrito al alimón? “Vamos allá”, le respondí, contento de verdad con los efluvios del vino y por eso te la envío, sólo para ti.

Llamémosle necrológica puertoalbaqueña, viernes noche, 20.00

“Sr. Ramiro, ¿por dónde empezamos a repartir flores?” “Por lo que más hiede, las inmundicias”, respondí, deleitándome con el carozo de una aceituna de año. Y relató con retintín: “igual da que da lo mismo, tanto sea por Carrión como por barriadas, las mierdas nos comen; ni por respeto al lugar se ve libre de ellas la puerta de la Iglesia de San Francisco como por salubridad las cercanías de un edificio habitado”. ¿Le gusta? “La trashumancia pasó y los pastos no agotó, también quedó la mugre para deleite mundano”. “Oye, oye, estás inspirada”, prosigue, Mari. “Los vinos de “La Mirla Blanca” están cojonudos, ese Quintas”, a lo que respondí: “Sí, pues éste, Gran Reserva 2013; está como a nadie le importa”. “Estoy un poco piripi, ¿usted no?” “Anda, de aquí a casa y a dormirla; peor si hubieses “subio pa’ rriba”. “Y qué me dice de los cuartos; nos temen tanto que ni aportar quieren, antes de llegar salen pitando, 6.000 pavos pidieron y 6.000 nos contrariaron, por no fiarse; pero no se lo pierda, es “pa’ meá y no echá gota”, ahora sale el PSOE otorgando potestades y, ante el asombro de instruidos, grita: ¡Hacienda puede! Tócate los cojones, cuando lo que queremos es que se moje. Si voluntad tuviesen las residencias salvasen, que con poco que las dejen, el “guarrazo” conocen. Pero con “cuidao” se anden que los hornos no están “pa’ bollos”, con el abandono en su cuerpo la gente no está “pa’ jolgorio”, mientras contemplan a gerifaltes gozando, en las barras alternando; a su Sanparamí “abrazaos”, permaneciendo los demás cual colilla “tiraos”. ¡Viva la Resistencia!, ¡Viva La Proterva! ¡La madre que los parió por haber “llegao” al millón! Triunfe la Revolución contra impagos, trampas y embargos. Resuenen con alegría cacerolas en esta Villa, así lo hagan pitos de los que suenan, hasta que del pedestal caigan, y sus palabras se traguen: “¡sois el amor de mi vida!”, siendo como somos “el sustento de su ambición”.

¿Qué “ta’ parecio”, Rosita? Cogió la palabra y no me dejó decir ni mu. Tu vino le sulibella; la muy joía, que buenos ratos pasamos. Y tú ya sabes, dos bajas, por si te acuerdas cuando vuelvas. Nosotros seguiremos en la esperpéntica realidad deformada, culmen del adefesio, acudiendo al “Cerco del Reaño” los viernes a consecuencia de la política de quienes habitan “El Templo de los osados deudores, y mentirosos”; está siendo más duro de lo “imaginao”; los hay que no tienen “na” y viven de la caridad. Ipal, con Gutiérrez a la cabeza, haciendo lo que puede y cree conveniente; Píriz, por el PP, lo mismo, por cuarta vez, como diputado, ha comunicado la situación a las altas instancias gubernamentales y “que si quieres arroz, Catalina”. Y mientras, los “cabecillas”, enarbolando su falta de porvenir político, con buenas pagas puntuales, haciendo de la insolencia el escudo de su desvergüenza y la fortaleza de su cobardía. Como tengamos que aguantar “al par d’ ellos” hasta la próxima cita electoral, “arraglaos” vamos. ¿Y los concejales? Quieran o no, responsables son de tanta cuita como aquí tenemos, de tanta ruina como nos invade, y de tanta desgracia y desesperación como la sufrida. ¡Puerto -alto y fuerte lo digo, para que se entere “to” el mundo-, pocos pueblos habrá tan “perjudicaos” como tú por su elección democrática”.

Te dejo. Cuídate y no viajes mucho, que Portugal de nuevo comienza a tener COVID. Desde aquí, muaks de esos, te mando un ciento “pa” la portuguesa que más quiero en este mundo, mi Rosita, de su Ramiro.

Almada, verano del 2021

Hola, Sr. Ramiro. ¡Que risada boa lendo sua carta! Mari es genial; me encantaría compartir con ella una carta. Propóngaselo. Ah, no se preocupe del vino, cuando vuelva no dos, cuatro botellas le llevo y así pasan más ratos juntos. A usted le viene bien distraerse. De acordo com papá, o vinho é saudável para o coração, retarda o envelhecimento e estimula o cerebro. ¡Imagínese, con el que usted ya tiene!

Como podrá observar hoy no estoy en Monsaraz; como después leerá, mi papá no tuvo más remedio que subir a Borba y me propuso pasar el finde aquí; me apetecía estar sola junto al mar, y acepté; tengo mucho estrés acumulado desde que dejé de fumar. ¡Oh, meu querido tabaco vegano!, pero ya no podía ser, tantos asfixies no podían traer nada bueno. A su lado todo es buen yantar, mejor beber, interminables cafés con Beirão y mucho conversar no sólo de empresas. ¡Me tiene una con el italiano! A sua obsessão é arranjar namorada com um portugués, se possivel da nossa zona. Ya ve, qué tontería. A usted, muchísimas gracias por recordarme a mamá, siempre fue tan atractiva.

Hice lo que debía, bajar a la Villa a cumplir con gente a la que mucho quiero. Mi conciencia pedía a gritos llevar flores a la persona que más he amado, mi querida amiga, aunque… A mí también me encantó aquel cafetito en Tegamar, con su bisnieto entre mis brazos. Me han llegado a los oídos los comentarios; usted bien sabe que la Villa es muy dada; pero, por favor, no se atormente, nuestro tiempo pasó y ha dejado una gran amistad y mucho cariño de por medio, así que “pelillos a la mar”. Es más, le confiaré una cosita, los padres de Mabel están encantados con la postura que está manteniendo, siempre pensando en su hijo. Jamás pude imaginar aquello que vi, después de tanto dolor como la vida ha traido. ¡Como estou feliz que os outros avós desistiram de tudo e estão tão felices em compartilhar a criança! Vera usted como la Virgen de Carrión pondrá sus manos y entre todos lo sacaremos adelante.

Y cuando pareciese que la vida poco a poco fuese volviendo a sus derroteros, otro sobresalto. Llego de Vilaviçosa, entro en casa y me encuentro en la consola de entrada una nota, “seu “ex” chegou, estamos esperando por você em Xarez. Depresa, a cozinha fecha ás 10”. Me costó decidirme: no acudir, ducharme, irme sin duchar, presentar excusas a Filipa… A final, acudí sólo con una agüita, pues estaba sin comer a mediodía y en casa no tenemos ni pan para tostadas. Su nieto, muy atractivo él, bien perfumado con Abercrombie, vistiendo camisa azul marino, pantalones chino y unos mocasines Fluchos que le regalé yo en uno de sus cumpleaños, se levantó enseguida para saludarme con la intención de besarme, pero le frené tendiéndole mi mano. “Rosita, por favor, cuide-se; você é muito magra”, aprovechó para congraciarse. Nos comentó que dormiría en Portugal pues al día siguiente tenía reunión con la dirección de su banco a las nueve en Évora; ya sabe, hay muchas empresas portuguesas interesadas en la obra de Amazon en Badajoz. La cena, por cierto nos invitó él, fue corta pero tensa, tanto que finiquitado el segundo plato mi prima nos abandonó sin tomar postre con el pretexto de que había quedado con su pareja, Estela, en hablar por teléfono. Tan pronto estuvimos solos, me espetó, “não seja mau, por favor”. “¿Por qué, dime, por qué soy injusta contigo; dímelo de una vez?”, le respondí. “Me duele tanto que me digas que te perdí para siempre. No puedo olvidarte, y lo sabes. Ni aun viviendo Mabel. Y ahora con mi hijo, menos aún; el otro día en Alburquerque oyéndote hablar, sólo pensaba: ¡cómo pude ser tan estúpido y necio; perder a esta gran mujer!”. E como duas crianças, començamos a chorar. Al cabo de un rato, enjugadas las lágrimas, y ya andando por Rua Direita, me pidió que recondujésemos lo nuestro, que en la Feria me había notado dispuesta a volver. A eso ya me vi obligada a responderle, “eso fue lo que tú imaginaste, pero nada más lejos de la realidad”; y le conté, “he conocido a otro hombre, italiano, y quisiera convencerme de que después de ti también hay espacio para el amor en mi vida”. ¡Qué dolor, Sr. Ramiro! ¡Expresse isso para o único amor da minha vida! Estoy destrozada, más aun cuando sin decirme ni adiós, cogió y se marchó. Desde entonces, ni he vuelto a saber de él ni yo en sí, conformándome sólo con mi memoria; aquellas madrugadas bailando bachata en cualquier terraza, junto al mar, yo dándole al Tanqueray y él con su adorada caipiriña. Y cantábamos juntos aquello de “una aventura es más divertida si huele a peligro. Si te invito a una copa, y me acerco a tu boca, si te robo un besito, a ver, ¿te enojas conmigo?” ¡Quantas memórias!

Debo contarle que hoy ha sido el día más triste desde que estoy al frente del grupo empresarial. Recibo del director del banco un Gmail, “señorita Rosa”, rezaba, “permita-me pedir-lhe que venha ao meu escritorio hoje e não seu empregada; temos asuntos para discutir sobre suas contas nesta entidade”. ¡Ni imaginar! Me invitó pasar a su despacho y me mostró la pantalla del ordenador, “eo gostaria que você visse isso”. Resumiendo, desde que papá dejó la gerencia, la sobrina de Poliana (se la referí en su día tal como Marisabidilla), ha desviado unos cinco mil euros a cuentas de su titularidad, concretamente a tres. Pálida me quedé, “como é possivel”. Se mueve mucho dinero y cantidades pequeñas pasan desapercibidas. Llamé a papá, a Filipa y a D. José Carvallo dos Santos, en representación de los socios, se lo expuse y quedamos convocados para hoy en mi oficina. Se convino por unanimidad su destitución inmediata como secretaria, la retirada de poderes, y por voluntad de papá se la ubicará en almacén, previa devolución de lo sisado. ¡Que decepçao! ¡Não dou crédito! Digamos que así es la condición humana de algunas personas, cuanto más tienen que agradecer (entró en la empresa por ser sobrina de quien es), se retratan de este modo. Ver la cara de su tía, cuando tratemos el tema, será todo un drama. ¡Qué cierto que la irresponsabilidad a veces puede causar nuestra ruina!

Ya veo y leo, de la Villa, mejor no hablar, la lucha será dura y larga, pero si algún ganador habrá éste será Resistencia, aunque de momento disfrute viendo cómo Anita Tijoux, con su “cacerolada”, sigue prestando testimonio en el “Templo”, ¡Aguanta, Puerto! Estuviera bueno que fuesen reconocidos con laureles quienes tanto dolor han causado y siguen causándolo. Lo que más me indigna es la indecencia de los gerifaltes, aptos sólo para chupar del bote. Gran percepción de haberes por no hacer absolutamente nada, ni siquiera salir y dar explicaciones. Nos han hundido en la más vil miseria y no tienen agallas de ofrecernos la más mínima explicación de cómo. ¡Sí, ustedes, gerifaltes de la Villa, que del silencio y la caradura han hecho bandera para ejercer la política! Todo mentira y mofarse del pueblo; claro que parte de la culpa es de éste, porque sólo ver lo que le prometieron en campaña es para echarse a reír: suelo para construir 100 viviendas autopromovidas, adquisición de 8 focos de gran potencia que podrían iluminar todo el pueblo… les faltó decir: para que nos possam ver de Portugal. ¡Qué barbaridad! Y usted metiéndose en  averiguaciones; ¡deixe Puerto em paz! La Ley Orgánica de Régimen Local, desgraciadamente, antepone los intereses políticos a los de todo un pueblo. Incongruencias legislativas que después sufrimos todos. ¿Sabe qué decía un filósofo llamado Sartre, en su obra “El miedo a la revolución”? La izquierda ha traicionado al movimiento revolucionario por el comportamiento de sus jefes. Aplíquelo a la Villa, le viene como anillo al dedo. Por el que sí levanto mi copa es por el “Vástago Castrista”, ¡cuántos días comunicando sin desfallecer para que la Villa disponga de información veraz! Chapó. Han logrado el millón de visitas y a final de año estarán en el millón y medio. ¡Que alegría para o nosso mentor, com o que ele gosta La Proterva!

Al estilo de Mari, bien me gustaría a mí dirigirme a la acctal en estos términos: “Mire, Dios quiera que se mantenga en el cargo poco tiempo más, pues vergüenza debiera darle haber implantado en la Villa una dictadura en democracia; pero no una dictadura cualquiera, sino la peor tiranía que imaginar pudiésemos. ¿Qué por qué? Por su soberbia, olvidando que de todo el orgullo es lo peor, como cantase Gloria Estefan; por su arrogancia, que invita a preguntarle que quién se cree; por sus cómplices, ¡qué magistral comparsa!; y por sus silencios indebidos para con los ciudadanos. Um nivel mais alto de impetuosidade pode ser solicitado a um gestor público? Al menos servidora, pena no siente por cómo pudiesen irle las cosas en un futuro; usted, junto con él, se lo ha currado”.

Y bien, llegó el final de esta larga misiva. El miércoles, junto con Estela, marcho a Italia, concretamente a Puglia, zona oleícola, donde en su capital Bari nos esperan negociaciones con el grupo empresarial donde trabaja Mattia, el italiano que se desplaza hasta nuestro Lagar da Serra d’Ossa, en Redondo. Ya le contaré, puede surgir algo interesante a nivel comercial. Ahora reciba de corazón un entrañable abrazo de quien no le olvida y muchos muaks de su Rosita, La Portuguesa. Para sempre em meu coraçao, Sr. Ramiro.