Press "Enter" to skip to content

Murillo intenta en una reunión individual a la desesperada conseguir a cuidadoras para las residencias

El ayuntamiento intentó a la desesperada ayer convencer a mujeres que han trabajado en las residencias y que lo siguen haciendo en la actualidad para que entren cuando las llamen o continúen en sus puestos cuando cumplan sus contratos. Las citaron a todas e iban entrando una a una a hablar con la alcaldesa y esta les decía insistentemente, les rogaba en la práctica, que se incorporaran al citarlas o que no se marcharan las actuales.

Según nos han informado varias de las que hablaron con Murillo, su intento fue inútil, porque la gran mayoría de las que van a cumplir sus contratos no pueden más y quieren cobrar el desempleo y las que terminaron hacen meses están percibiendo la prestación y no quieren de ninguna manera volver a trabajar para el ayuntamiento.

Además, incluso llamaron por teléfono a varias que ni siquiera se presentaron a la reunión para preguntarles el motivo de su ausencia.

Por otro lado, según nos han contado varias usuarias de ayuda a domicilio y ley de dependencia, están llamando a los familiares para decirles que este verano tienen que buscarse la vida como sea porque solo hay tres y tienen que darles vacaciones. Esto es grave porque el servicio lo tienen todo el año concedido por ley y quien tiene que buscarse la vida es el ayuntamiento. El problema es que no encuentran tampoco a trabajadoras de ayuda a domicilio porque no cobran, pero ese problema suyo, que igual que han gastado dinero a espuertas no sabemos dónde, que lo consigan como sea, pero no pueden dejar tiradas durante el verano a familias necesitadas de un servicio al que tienen derecho y sin el cual no podrían subsistir.