Press "Enter" to skip to content

Cartas emponzoñadas (XI)

ANTONIO L. RUBIO BERNAL

Puerto de Albahacar, próximo mediados de marzo, 2021

¡Hola, Rosita de mis desvelos! Heme aquí, cargado de ilusión y empeño, escribiéndote, carta que espero resulte emotiva para ti y seductora para el resto. ¿Por qué será que, aunque sí elogios, no provoquemos comentarios? Dos cosas: o a lo nuestro nada hay que objetar o tan malo es que ni los merece. No cabe otra, pero escribiéndote me siento reconfortado en mi soledad.

Por lo derecho; no fue necesario entregar las cartas; tenemos una vecina con lengua viperina (“Pirenaica”, la llaman), cuya afición no es otra sino ofrecer novedades. No serían las once de la mañana del domingo cuando desde el zaguán gritase: “¡Vamos, que hoy se han explayado bien el abuelo y la portuguesa! ¡Qué manera de rajar; no han dejado títere con cabeza!” Allá las vieras, mi nuera en jarras, las dos con los ojos clavaos en internet. A ti te refieren como “la chulapa” y “la repipi”. Perdóname, odio los dimes y diretes. Y sin salir de casa, con pena te anuncio: el otro día murió Peter, con quien jugabas bajo el limonero; tras toda una vida en el cuchitril, entregó su alma al Señor, de viejo, trece años. Se me acabó la compañía.

¿Puerto? Putapénico. Aquí, al final, hay “jaleo”; te lo anuncio, aunque a bote pronto la realidad no muestre que la mayoría del vecindario se encuentra cansado con lo que nos ha tocado, que no es moco de pavo. El “Cerco del Reaño” se nos quedará chico y tendremos que escalar al “Paseo de los Gastosos”. ¿El movimiento “Resistencia”? Luchando contra la sagrada regla: “el Sanparamí” o “el ande yo caliente”, tan descaradamente practicada por la “acctal” desde que le diesen la “patá Charlot” en la Diputación. No te lo pierdas, tú que estás fuera, el presente es desolador, no hay un chavo, toó son trampas; así que imagina el futuro, “intergaláctico” trató de hacérnoslo creer el gerifalte de por aquellos entonces. Pero se sigue sin hablar claro; torpemente se murmulla, por miedo. “Ella” más callá que un muerto, con lo que se le viene encima. ¡Qué tiempos aquellos en los que a boca llena gritaba: “Basta ya de insultos y mentiras”! Ya ves, precisamente ahora, cuando en las redes más se la llama “mentirosa”. ¿Por qué no sale a dar explicaciones del “cuadro” que tenemos: cuatro meses sin cobrar, sin viso de saldo y en boca de toó el mundo? Acuérdate, al igual que Portugal tuvo su “Revolución de los Claveles”, nosotros tendremos la nuestra, sea de “los Desdichaos” o de “los Confiaos”. Háblame del 25 de abril portugués, que no sé na.

Te dejo; no porque aquí no haya “tela” que cortá sino porque lo nuestro deviene como lavarle la cabeza a un burro, perdemos el tiempo y el jabón. No olvides informarme de tus estudios; deseoso estoy que culminen. Besos te mando por miles, recordarte ni imaginas, pero me mantiene vivo, ahora ya sin Peter, la ilusión de que, cuando la Covid afloje, cogerás tu “carro” y vendrás a visitarme. Déjame imaginarte: tu silueta de mujer en la puerta, irradiando luz; con esos perfumes; las uñas, en burdeos, perfectas; tu pelo, de californianas, fascinante; esos trapitos, ajustados al talle; bolso y zapatos a juego; toda tú, cual diva… Muak, de Ramiro.

Monsaraz, meados de março, 2021

Bueno, bueno, ¡este hombre!; vau um adeus, que parecia a de um namorado; muy correcta, sí, pero sólo ha faltado: “deseando verte para…”. Me alegró muchísimo que Filipa me entregase su carta; eu não vinha aquí há varios dias.

                Veo que se encuentra bien y con ganas de dar batalla. Isso é bom, principalmente em tempos tão incertos como aqueles que tivemos que viver. ¿De los “readers”? No nos incumben. Estamos por encima de eso, y de lo que tanto se habla últimamente: que si los outsiders… Compromiso, es lo menester. Escribir debe ser “una actividad lúdica, un feliz juego: con ella volvemos al paraíso perdido…”, como creía Cortázar. No somos, aspiramos a ser; como quedase constancia Muriel Spark, escritora escocesa, en su A far cry from Kensington: “ten presente (cuando escribas) que no debes pensar en el público”. ¿Cuántas veces me he preguntado: no será lo nuestro sólo escritura que salvo gozo no conduce a ninguna parte? ¡A todos los que nos lean, ejerzan su derecho!, nós debemos aceitar seus comentarios ou a ausência deles; muy diferente es que a usted le gustase que hubiese muchos y estar todo el día en candelero, pero, ajo y agua, Sr. Ramiro. ¿Deles dois? Pelillos a la mar; tanto me halaga que me atribuyan “chulapa” como me complace lo de “repipi”.

                A igual que usted la del pobre Peter, eu tenho algo novo para você. Mi papá, tras la COVID, con su larga estancia hospitalaria y algo de secuelas, débil como está, ele ficou com medo de tudo, até de fumar. ¡Qué alegría! Mais sabe o que mais? Esta dispuesto a sacrificar su mundo, abandonar toda nuestra hacienda. ¡Quem diria! Según él, con 73 años es el momento justo para irse con su pareja a la casita que tenemos en Almada, próxima a Costa da Caparica y disfrutar de la vida. Isso me parece bom, mas isso acontece por meio de sua renúncia à chefia do Conselho de Administração da empresa: fazendas de Alandroal y Arraiolos, Adega de Borba, Lagar da Serra da Ossa, Taverna, armazéns em Reguengos… ¡Vaya con el dichosito portugués! Mi prima Filipa dice que ni pensarlo, que ella no está preparada para estar al frente y prefiere seguir viviendo en la freguesia; la arropa mi tía Caterina, y sólo resto yo, com a experiencia de quatro anos à frente da empresa em Badajoz. La familia tiene el 56% de las acciones desde hace años; así que entre olivos, vides, botellas y cartones me veo para el resto de mis días. ¡Adeus Europa dos meus sonhos; adeus Lisboa das minhas noites sem dormir! Y ya que se interesa, mis estudios van encauzados, disfrutando no con la adquisición de conceptos sino por el afán de saber, la ilusión de investigar, comprender lo ignorado, muy centrada en la Capacitación Investigadora para afrontar la tesis; mas meus relacionamentos pessoais não estão pasando pelo seu melhor momento. Fui con mi amigo Mateo, el que con la lluvia se quemaba las canillas con las botas “catiuscas”, a recibir sus pombos correio, y se enteró Joao, quien no cesa en tirarme los tejos; pues sin haber tenido nada de rollo con ninguno de los dos, ambos estão chateados, el uno por negarme a aprovechar el momento, y el otro, guiado por los celos, por serle infiel. ¡Por favor, meu Deus, se eu não quero homes agora!; bastante devanadera tengo yo en mi cabeza. ¿Tão difícil é entender? Tendré que ir a que me lean la palma de la mano a ver si se anuncia el devenir de mi vida antes de sucumbir. Dichoso sexo, que me pasa como a Colón con las Américas, ¿las buscó o le salieron al encuentro? Pero sí, con licença, sueño con encontrar algún día un hombre al que amar que me acompañe justo allí donde yo quiera llegar.

De la Villa, qué opinar. Su clima actual dista mucho del que reinase cuando el emérito se daba aquellos baños de masa que eran la envidia de todos los alcaldes. Se ha instalado el escepticismo, la incredulidad, la desconfianza y el temor, gracias a la cantidad de mentiras echadas; y ante ello, la complejidad de cualquier instancia democrática dominada por el partido en el poder, sin ser conscientes de que a veces la democracia no arregla las cosas por sí sino que es necesaria la respuesta personal: el compromiso, el testimonio, la acción; mojarse, vamos, como está ocurriendo. No crea que no siento no poder estar ahí y dar testimonio con mi presencia. ¡Qué grande será el día en que entre los puertoalbahaqueños, como usted nos llama, no haya exclusión ni enfrentamientos, que mirándonos a la cara seamos capaces de comprendernos y respetarnos, de convivir juntos y compartir aquello que tengamos como medio para afrontar el presente, en señal de respeto a la cultura dejada por nuestros antepasados!

                Cuánto he sentido la muerte del pobre Peter, pero ya por Navidad se le notaba  cansado de vivir; gracias a usted ha durado tanto. Mi papá me ha preguntado por las revistas; por favor, guarde los dos números que tiene en casa (de aquí en adelante me las cogerá Felipe, el del Rodeo) y ese día tan soñado en el que yo vaya, me las entrega. Como mucha gente, las colecciona. ¡Ah vou levar “carro” novo!, le ha cogido miedo y ha decidido dejar de conducir; así que me ha entregado su Mercedes EQS, gris. Mi querido “escarabajo” rojo pasa a Poliana. Entre el “Merche”, y las alas que usted me da, estoy deseando ver “El Fortín del Luna”, altivo, al fondo; la carretera, a la altura de la Fuente El Caño; dando gas y sentindo no estômago o formigamento de voltar para casa; y en mi mente, sólo recuerdos, vivencias, anhelos, deseos… ¡Ay, Puerto de mis amores, o quão longe eu sinto você estando tão perto!

                Muchos besos, Sr. Ramiro, de corazón; às vezes é necessário nos contar nossa própria história. Cuídese, porfa; vendrán tiempos mejores, abrirán la frontera, y podremos vernos, no sólo a usted también a mi grupo de amistades, gente buena. Y ya ve, ¡me acuerdo hasta de Mabel! ¡Tengo tantas ganas de mirarla a la cara y volver a sentirla amiga! ¡Ha sido tanto lo que nos hemos querido! Por fotos lo sé, ¡está guapísima embarazada! Muak, las lágrimas me impiden continuar, de su Rosita, la Portuguesa.