Press "Enter" to skip to content

Vadillo publicó el original y Murillo una fotocopia del documento en el que descalifican a las mujeres que exigen la apertura de la guardería

Rodeados de escándalos, problemas, deudas y últimamente también de protestas ciudadanas, el tándem Vadillo-Murillo o bien ha dejado de disimular o, entre tanto agobio, han quedado en evidencia que él sigue mandando por completo y a ella la manda a hacer las fotocopias. Y nunca mejor dicho. Si observamos el infumable documento en el que ambos descalifican la exigencia de las madres que han exigido la apertura de la guardería, el original lo publica él, quien por supuesto ha sido el instigador del escrito, y ella publica una fotocopia, pese a que, como alcaldesa, es quien lo firma.

Despreciados ya por el PSOE, aunque sin que el partido les haya dado aún el “tiro de gracia”, el dúo actúa de manera chapucera, señal de que no cuentan con respaldo y de que se han echado el monte a costa de hundir aún más Alburquerque. Él le prendería fuego al pueblo antes de marcharse de una vez y ella ardería en las llamas si se lo pide “Ángel”.

Pero fuera ironías, porque como decíamos ayer sería para troncharse de risa si el asunto no fuera grave y estuviera en juego el futuro entero de nuestra villa, nos preguntamos en virtud de qué publica este señor ese documento original y es él mismo quien replica a las mujeres que se han atrevido a contestar al despropósito y la injusticia de acusarlas de tener “solo intereses absurdamente políticos”, despreciando el hecho de que no puedan conciliar su vida laboral y familiar, que han tenido que renunciar a empleos o a buscar trabajo, y que sus hijos no tienen la oportunidad de una mejor socialización.

¿Quién es este señor para hablar en nombre del ayuntamiento? ¿Quién le ha votado a él? ¿Cómo un señor condenado a pena de cárcel e inhabilitado actualmente para desempeñar cargo por “amenazas graves con publicidad a una mujer” (así consta en el auto de la juez) puede pavonearse dirigiéndose a los vecinos como la máxima autoridad? ¿Está cobrando algún salario del ayuntamiento?… Aunque de esto último hablaremos con detalle en el próximo número de la edición escrita de AZAGALA, el caso es que se permite el lujo de mandar desde su casa teledirigiendo a la marioneta que no solo aparece encima con arrogancia y prepotencia, sino que es una vergüenza y una humillación para el colectivo femenino.

Una vez más, no solo mienten y desprecian a quienes defienden sus derechos a manifestar opiniones, sino que intentan seguir metiendo el miedo en el cuerpo a la gente para que nadie se atreva a alzar la voz en este régimen vadillista y caudillista.

____________

Portada: A la izquierda, documento original que publica Vadillo en su facebook. A la derecha, fotocopia publicada por la alcaldesa.

 

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *