Press "Enter" to skip to content

Murillo, dispuesta a desafiar al PSOE y no renunciar a su acta de diputada

Según ha informado a esta revista una persona muy cercana al grupo de gobierno local, Marisa Murillo estaba ayer dispuesta a desafiar al PSOE y no entregar su acta de diputada. Como se sabe, la alcaldesa de Alburquerque ha sido cesada fulminantemente por el presidente de la Diputación Miguel Ángel Gallardo, quien le ha retirado sus competencias como delegada de Bienestar Social y exigido que entregue su credencial de diputada. Sin embargo, ella, tras consultar con su mentor Ángel Vadillo, está en un principio dispuesta a resistir, dado que las actas de diputados, como las de concejales, pertenecen a la persona y no al partido.

Así, si no ha cambiado de opinión en la mañana de hoy, Murillo podría optar por seguir siendo diputada y continuar cobrando su sueldo, que supera los 3.000 euros sin contamos las asistencias a los plenos. Si renuncia al acta, la alcaldesa se quedaría sin salario alguno, a no ser que se aprobara en pleno un sueldo pagado por el ayuntamiento. Pero esto sería un desafío en toda regla que el partido no podría permitir y generaría un enfrentamiento que en nada beneficiaría a Alburquerque.

Este revés a Gallardo, a Vara, y al PSOE en definitiva, solo podría agravar la situación del consistorio, pero estando Vadillo detrás, no es de extrañar que ambos se “echen al monte” sin importarle Alburquerque y su futuro, sino únicamente el poder que ambos tienen.