Press "Enter" to skip to content

La huelga a los indecentes

VÍCTOR PÍRIZ

Es complicado escribir cuando tienes algo que te oprime el corazón, cuando presencias imágenes que te pellizcan el alma. Si estos días has pasado por el Ayuntamiento de Alburquerque o has estado acompañando a Juan Pedro en Badajoz, seguro que has sentido lo mismo que yo. Es imposible no hacerlo. Seguro que has llorado de rabia. Es normal, es humano.

Ver a Juan Pedro te reconforta con la palabra dignidad y, en mi caso, da sentido de sobra y para mucho tiempo a la tarea que llevo años realizando en mi pueblo materno de limpieza profunda de la basura de unos gobernantes que de tanto nadar en la excrecencia se confunden ya con ella.

Pero ver a alguien que tiene que llegar a esa situación para recibir algo tan básico como es el salario por su trabajo clama al cielo, es indignante. Es, sin duda, el resultado de muchos años de mala gestión y clientelismo resumidos en una imagen, en una imagen que te estremece.

Iniciar una huelga de hambre en estas condiciones climatológicas convierte a Juan Pedro en un héroe, un héroe del silencio, porque silencio es lo que guardan aún algunas de las más de 200 personas a las que el Ayuntamiento debe varias mensualidades y que, pese a ver la situación en la que se encuentra su compañero, aún tienen miedo de expresar lo que piensan, de decir lo que sienten, de alzar la voz y clamar contra esta injusticia que están viviendo.

Pero Juan Pedro, si me lees, esto no va de héroes. Va de indecentes, y ya les has desenmascarado aún más. No acercarse a preguntarte cómo estás, a ofrecerte su apoyo personal, si no político, a preocuparse por la persona en definitiva, me dice que esto va de indecentes que prefieren el roscón o la barra de bar a la justicia. Y tú no vas a cambiar de condición a quién es indecente, es más, si cómo resultado de esta acción cobráis, pero se termina adecuando la plantilla municipal a la que el consistorio puede permitirse, muchos vaciarán esa indecencia sobre ti. Porque no tienen valores y porque todo les sirve para seguir ahí.

Juan Pedro, esto no va de héroes y nadie te pide que lo seas. Deja a los “malos” que los sigamos siendo.  A mi no me importa serlo, ya te lo he dicho en persona. Te aseguro que me es indiferente. Yo voy a seguir pasando la fregona y vamos a limpiar aquello caiga quien caiga. Yo no les tengo miedo ni me pueden amenazar con nada. Deja a los “malos” que lo sigamos siendo. Igual tardamos algo, igual no nos hacen caso a la primera, igual tenemos que insistir más. No se como saldrá, pero ya sabes que soy persistente e insistente y me comprometí a hacer limpieza profunda y no pienso parar hasta que la acabemos entre todos.

Esta huelga contra indecentes no puede terminar llevándose la salud de un inocente por delante. Yo te prometo seguir peleando para que se visualice el problema, para que no caiga en el olvido, para avergonzar a quienes por activa o por pasiva permiten esto. Seguro que en Alburquerque la gente ya tiene claro a esta altura quiénes son los buenos y los malos en esta historia. Lo tienen clarísimo. Y si los malos buscan malísimos… yo me ofrezco voluntario. A mi me pagan, y muy bien, en tiempo y forma, entre otras cosas para defender a los pacenses. Y tú lo eres.

Si pides voluntarios seguro que a los concejales de IPAL o a los miembros del consejo editorial de Azagala tampoco les importa pasar por malísimos. Seremos muchos, pero seguiremos aquí, porque aquí somos necesarios.

Hagas lo que hagas tienes todo mi apoyo, Juan Pedro. Estamos contigo, Sufrimos contigo. Ser grande no es una cuestión de tamaño, si no de actitud. Eres enorme.

Víctor Valentín Píriz Maya/ Diputado por Badajoz/ Grupo Popular

_________________

Foto 1: Víctor Píriz, charlando con Juan Pedro

Foto 2: Entrevistado por Canal Extremadura TV en directo.