Press "Enter" to skip to content

El ayuntamiento tiene que indemnizar a 4 policías a los que el excalde “causó un daño antijurídico y real que les causó un trastornó en sus vidas”

El ayuntamiento de Alburquerque deberá indemnizar a cuatro policías locales con cantidades que oscilan entre los 4.000 y 6.000 euros al haber ganado cada uno de estos trabajadores su juicio contra el consistorio. Además tendrá que pagar los intereses de demora de un año y las costas procesales de cada juicio, lo que supondrá un total de casi 30.000 euros a las arcas municipales. Todo ello por la persecución del ex alcalde Ángel Vadillo a la policía local y a su empeño por cargarse este cuerpo.

Según consta en la sentencia, desde el 10 de agosto de 2018 el Alcalde de la localidad procedió “de forma unilateral y reiterada a dictar Providencias para establecer nuevos cuadrantes horarios, firmando los cuadrantes con días, incluso con horas de antelación”. Estas decisiones fueron impugnadas por varios agentes y las Providencias fueron declaradas nulas y sin efectos.

Cuatro de los policías afectados denunciaron al ayuntamiento por el proceder de Vadillo, para “obtener un resarcimiento por los daños morales y los perjuicios causados como consecuencia de la imposibilidad de la conciliación personal, familiar y laboral que han producido las modificaciones unilaterales de los días de prestación del servicio, el incumplimiento del tiempo mínimo de descanso entre turnos, la realización de jornadas partidas o dobles, los solapamientos entre servicios con ampliaciones de jornada diaria y jornadas de trabajo consecutivas sin posibilidad de librar entre ellas”.

Para determinar la suma que reclama en concepto de responsabilidad patrimonial, el demandante toma como referencia el salario diario, que es lo que se prevé en el ámbito de la jurisdicción social, lo cual fue admitido por dos juzgados con sentencias favorables a otro Agente de la Policía Local de Alburquerque.

En la sentencia consta que “este Juzgado conoce sobradamente el conflicto laboral existente entre el Ayuntamiento de Alburquerque y los agentes de la policía local, porque han sido muchos y variados los litigios respecto a días de permiso y de vacaciones denegados, y modificaciones de los horarios y jornadas de trabajo”. Y añade que “los agentes de la policía local de Alburquerque se vieron obligados una y otra vez a solicitar la tutela judicial efectiva en defensa de sus derechos laborales, obteniendo sentencias estimatorias de sus pretensiones, lo cual, evidencia un funcionamiento anormal del servicio público, pues este Juzgado, así como el nº 1 de esta ciudad, declararon la nulidad de determinadas providencias de la alcaldía que modificaban unilateralmente y sin previo aviso las jornadas y horarios de trabajo de los agentes”.

La magistrada considera que la realidad del daño causado por la “arbitraria” decisión de Vadillo no puede ser cuestionado y argumenta que “los agentes veían denegados una y otra vez sus solicitudes de días de permiso y vacaciones, además de ver alterados los turnos de trabajo, interrumpidos los días de descanso porque se les impuso la obligación de comparecer media hora diaria en el Ayuntamiento para notificarles los turnos o las planillas de trabajo, y en ocasiones se les imponían turnos que no respetaban el descanso obligatorio legalmente previsto”.

Además, recuerda que “en numerosas sentencias dictadas por los Juzgados de lo Contencioso Administrativo de Badajoz en los conflictos surgidos entre el Ayuntamiento de Alburquerque y los Policías Locales tuvimos ocasión de poner de manifiesto que la modificación unilateral, y en ocasiones sorpresiva, de turnos, jornadas y planillas de trabajo, las denegaciones de permisos y vacaciones, hacían muy difícil, a veces imposible, la conciliación de la vida laboral y familiar de los agentes, y degradaba la prestación de un servicio público esencial, cual es el de la seguridad ciudadana”. Añada que “no podemos prescindir del dato objetivo cierto de que el Ayuntamiento llegó a dictar unas cuarenta providencias en menos de un año que modificaban los horarios y turnos de trabajo de los agentes, lo que convertía en imposible que estos pudieran organizar su vida familiar, personal y laboral, pues en ocasiones ni siquiera conocían con antelación suficiente sus turnos”.

La sentencia refleja como el ex alcalde obligó a los agentes a “comparecer presencialmente todos los días de 14 a 14:30 horas en el Ayuntamiento, y esta obligación se mantuvo varios meses, hasta que fue declarada nula por este Juzgado, y luego, “mediante providencia de 14 de septiembre de 2018 se le impuso la obligación de prestar servicio entre las 15 y las 15:30 horas todos los días de la semana.

En definitiva, reflejan las sentencias, todo lo argumentado nos lleva a estimar que a los demandantes “se le ha causado un daño antijurídico, real, evaluable económicamente, que no tiene la obligación de soportar y que tiene su origen en un funcionamiento anormal de un servicio público, por lo que surge el derecho a ser resarcido por ello”.

El Juzgado condena al ayuntamiento en dos casos a una indemnización en 4.000 euros y en otros dos en 6.000, para lo que ha tenido en cuenta el tiempo que “los policías tuvieron que soportar esta situación (nueve meses), en los que los agentes se vieron obligados a desarrollar turnos y jornadas de trabajo injustificados, así como a comparecer obligatoriamente media hora diaria en el Ayuntamiento, con independencia de los turnos de trabajo o el horario que tuvieran, con el consiguiente trastorno para su vida familiar, para su organización, y la imposibilidad de poder ausentarse de la localidad”.

Además, condena también al consistorio a pagar los intereses legales de dicha suma devengados desde la reclamación administrativa hasta su completo pago y las costas procesales de cada uno de los juicios. Finalmente, hace saber que la sentencia es firme y no cabe recurso alguno.

_______________

Portada: Anuncio de la policía local de Alburquerque.

Foto 2. Policía con una camiseta que se puso cuando Vadillo les “castigó”  a ir todos los días al ayuntamiento, estuvieran o no de guardia, de 14 a 14,30 horas y después de 15 a 15,30.

Foto 3: Escudo del cuerpo local.

Foto 4: Vadillo, arremetiendo en una comparecencia contra los agentes.

Foto 5: Actividad de la policía en el instituto.