Press "Enter" to skip to content

Con buen talante y sin tiempo para más

ANTONIO APARICIO

Aprovechando que la GRAN REVISTA AZAGALA me permite escribir lo que yo quiera y me dé la gana, siempre guardando el talante y las formas (“faltaría más”), empiezo:

PRIMERO; desde esta plataforma hago un reconocimiento a todos aquellos pequeños agricultores y a todos los grandes ganaderos, igual que a todos los pequeños ganaderos y a los grandes agricultores por sus labores incansables y reivindicando que sus productos valgan sus justos dineros.

SEGUNDO; manifiesto que los que trabajamos muchos días con un sacho, otras veces nos agarramos a un pico y una pala, y otras muchas con nuestras propias manos, lo sentimos por no tener tiempo de ponernos delante un ordenador. Ahí es donde yo veo que nos aventajan los jubilados.

Valentín, me tiene usted descolocado; pienso que usted escribe por escribir algo, y le hago una pregunta: ¿Se aburre? Porque a mí, la verdad, no me da tiempo. Estoy todavía en el mundo laboral y me meten casi dos años más, según el sistema para mantener las pensiones. A la larga seremos unos héroes olvidados. Leyendo sus comentarios, noto que pretende por imposición que yo utilice una palabra que a mí en estos momentos no me apetece, y lo va a tener usted bien difícil, vamos, “imposible, y bien claro que lo digo. Veo que hace juicios de valor a su antojo; escribe usted una “paparracha” de palabras que no constan en mi texto. Una pregunta más: “¿a que no soy de su cuerda? Pues yo ni quiero serlo y sin conocerlo.

Y por no extenderme más en el texto, les muestro un MANUAL DE BUENAS INTENCIONES que he elaborado para siguientes intervenciones:

-CINCO MÁRCHESE, contienen tres váyase, y dos apártese.

-CUATRO MÁRCHESE, contienen tres ladéese y un apéese.

TRES MÁRCHESE, dos ceses y un pie dentro y otro fuera.

-DOS MÁRCHESE, con dos “deje el cargo YA”.

-UN MARCHESE contiene que, si nos deja, le coloco la alfombra roja en las escaleras del ayuntamiento.

Como usted podrá apreciar su palabra no aparece por ningún lado; pues satisfecho me he quedado. Según parece, la dirección de la REVISTA le invita a que siga usted entre nosotros Tenga usted mucha salud, lo deseo de corazón.

Y TERCERO, a usted Sra alcaldesa, la verdad que no da una y va de mal en peor: llena de agua la piscina y no abre las instalaciones al público y en estos días de fiestas instala el escenario en la Plaza y los ACTOS los celebra en la casa de la cultura.

Como siga usted con estos desaciertos, acaba montando un puesto en el mercadillo y vendiendo los melones en el Arenal.