Press "Enter" to skip to content

Murillo no desvela el destino de 55.768 euros que llegaron hace 2 años para el albergue juvenil

Como era de esperar Murillo volvió a dejar sin respuesta las preguntas de Ipal, a pesar de que este grupo las registró una semana antes del pleno con el fin de que la alcaldesa no se atreviera a decir, como en todas las sesiones celebradas hasta ahora, que no había tenido tiempo para prepararlas. Pero le dio igual, se inventó otra excusa: que tenía que conseguir los datos para contestar. Pero,  a ver qué datos necesita para responder a qué hicieron con los 55.768 euros que recibió el ayuntamiento en 2018 para terminar la obra del albergue juvenil en el convento de San Francisco, ¿por qué se consiente que el anterior alcalde se reúna con los trabajadores para hablarles de los sueldos que les deben?, o qué propuestas de pago se hicieron al personal municipal.

Es evidente que Murillo no respondió porque pretende ocultar todo al pueblo y porque no cree en la democracia ni en las leyes que rigen el funcionamiento de un ayuntamiento, como bien señaló el portavoz de Ipal tras el pleno. Este acusó a la alcaldesa de “cometer una ilegalidad y no respetar la ley”. “La democracia ha desaparecido del ayuntamiento en un momento en el que llueven los problemas”, añadió.

Gutiérrez dijo que es increíble que el gobierno local venga a un pleno ordinario que se celebra cada dos meses sin ningún tema que tratar, “señal de que se está gobernando a golpe de decreto para que nada se sepa y nada pase por el pleno en este oscuro y negro ayuntamiento”.

El portavoz de Ipal recordó que una de las preguntas que Murillo se negó a responder versaba sobre el Aepsa, y desveló que el ayuntamiento ha vuelto a perder el dinero del mismo por sus deudas con la Seguridad Social. “El pueblo ha perdido más de cinco mil jornales”, añadió.

También se refirió a cómo el pueblo perdió el albergue juvenil que daba empleo y dejaba dinero en Alburquerque. Decidieron quitarlo del castillo para traerlo al convento de San Francisco, en la calle San Andrés, y el ayuntamiento decidió que dejara de gestionarlo la Junta de Extremadura, cuando funcionaba bien, y llevarlo directamente el consistorio. Para ello, recibió en 2018 una subvención de 55.768 euros con el fin de finalizar las obras y ponerlo en marcha. Pero, explicó Gutiérrez, “se gastaron el dinero en otra cosa y está cerrado y abandonado”.

Murillo tampoco respondió a la cuestión referente a los pagos y justificación de la obra del césped artificial, ni a por qué no se convocó a los sindicatos a la reunión mantenida con los trabajadores por los impagos, ni a por qué se permite que “un señor que nada tiene que ver con el ayuntamiento se reúna y explique los pagos a los trabajadores”.

Murillo solo respondió al ruego de que se limpien de maleza las calzadas que conducen a diversos lugares como la depuradora de aguas residuales, o los Cantos, para decir que “ha llovido mucho y por eso hay mucha vegetación y que no se ha podido limpiar por el estado de alarma y por el riesgo de incendio que provocan las máquinas”.

________________

Portada: Estado actual del lugar donde el ayuntamiento prometió el albergue juvenil.

Fotos 2 y 3: Pleno de ayer:/ Baylío