Press "Enter" to skip to content

REFLEXIÓN DOMINICAL: El tiempo por testigo

A Juan Ángel Santos, hermano menor de un inolvidable amigo de mi infancia y adolescencia, Daniel, por los buenos momentos que nos proporciona la lectura de sus excelentes artículos.

Con todo mi afecto y consideración.

ANTONIO L. RUBIO BERNAL

Hoy, domingo, 26 de julio, la Iglesia Católica celebra los santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, cuyos nombres se conservaron gracias a la tradición de los cristianos. En nuestra memoria colectiva también algunos otros persistirán grabados per secula seculorum como autores de este infortunio. Carísimo lector, hoy es de esas festividades en las que uno no puede escudarse en que no hay asuntos sobre los que reflexionar. Tantos que bastante corto se hace el espacio asignado por mi Director –léxico, sintaxis, qué se yo; por favor, Antonio, cuídalos-, para explayarme. Sin más preámbulos, al tema.

Ha trascurrido una semana desde que los ciudadanos de Alburquerque fuesen convocados por USO para que en el “Cerco del Regaño” –sin olvidar que una vez puestos, se volverá a pisar cuantas veces sean necesarias. Gran deferencia a ti, Raúl-, hiciesen uso de su legítima libertad y pudiesen gritar, en una épica jornada, “¡Basta ya!”, “¡No más mentiras ni incumplimientos!”, “¡Nuestro salario es un derecho, no una bicoca!”, ante una situación ya encolerizada. Y por “La Proterva” me entero que ha habido amago de mover baza por parte de nuestra corregidora. ¿Acaso nerviosa por la presión de la mani? ¿Acaso con la intención de apaciguar los fuertes vientos que azotan la villa? ¿Acaso avergonzada por la triste situación que viven familias enteras? Sea como fuere, o de todo un poco, la que antes se limitaba a pedir cooperación, colaboración y un a modo de “Resistiré”, ahora se ha dado mañas para transformarlo en posibles fechas de pago y cobro.

Ojo avizor, no pequemos de ingenuos; somos muy dados. El compromiso ha sido verbal, sin documento firmado, estilo “me la cargué”. Vamos, ya puestos, y llegado el momento, también podrían alegar: “nos resulta imposible cumplir lo prometido”, “quisiéramos, pero es inasumible”, sin poder hacer absolutamente nada para exigirlo, salvo volver al “Cerco”. Y eso me lleva a profundizar en la reflexión. Si tantas ganas tenía de dar una solución al enorme problema, y partiendo de que ella reconoce el estado de “tiesa cual mojama” que presenta nuestra casa consistorial, edulcorado con una expresión de corte new age como “problemas de liquidez” –veremos la respuesta del Ministerio de Hacienda a la solicitud del PP de intervención del consistorio. En su día le anuncié que practicaba puntería; para septiembre ha logrado la primera diana-, por qué no ha convocado a quien hubiese debido. ¿Fueron invitados los sindicatos? ¿Estuvo presente IPAL como única fuerza representativa de la oposición? No, usted obra por lo bajini, incluso no haciendo partícipe a los funcionarios, y sólo viéndose las caras con parte de los contratados. Así, vengan brevas. Pero, qué ocurre. Alto y claro, su credibilidad, al menos para mí, decayó hace tiempo. Vamos, y ojalá me confunda, no la veo yo en situación de poder cumplir en agosto el compromiso que pregonan que ha contraído. Cuán largo me lo fiais, amigo Sancho. El tiempo por testigo.

No sé si lo percibe, pero hay un cierto tic-tac en la villa que no cesa, como a la espera de algaradas; como indicando que a la actual situación no nos ha llevado nadie salvo nuestros gobernantes locales, los regidores de los destinos del pueblo, y sus políticas populistas de “pan pa hoy, hambre pa mañana”. De sobra es sabido que por esos derroteros esto tenía que reventar. Y se afligen con el anuncio de “malos tiempos nos esperan sin que podamos hacer nada”. La situación roza tal ruindad que hasta escaldados pueden salir algunos correligionarios, conocedores del problema, que ocupan puestos de mayor responsabilidad. Y si no fuese por lo injusta, indigna y desafortunada que es, pareciese propio de película de Berlanga.

Y no quiero dejarlo en el tintero; en estos actos estelares le acompaña siempre el vecino Vadillo, ex alcalde, ex candidato de su partido en las últimas elecciones, ex militante del mismo, y ¿en calidad de qué? ¿Se puede saber? ¿Es alguien? ¿Su asesor? Porque si no lo fuese, qué pinta en esas reuniones. Me gustaría verle la cara cuando tenga que explicarle a su señoría el porqué de su presencia no ostentando, que sepamos, representación o cargo alguno en el Ayuntamiento. Otra posible contrariedad. No salimos de Poncio y tropezamos con Pilato.

A buen seguro la Historia de este noble pueblo reservará una página donde aparecerán los “logros”, envueltos en hazañas, que lo han llevado a la más vil de las pobrezas, y sin futuro, por haber sufrido una lacra muy de moda: la irresponsabilidad en  el gobierno desde el supremacismo moral; de ahí que no venga mal, en estos días tan tristes para nuestra villa, una remisión al manifiesto Hauper’s donde indica que “la superación de las malas ideas se consigue mediante el debate abierto, la argumentación y la persuasión, y no silenciándolos o repudiándolos”.

Feliz domingo, sin bajar la guardia. Nada más echar una ojeada se te pone los pelos de punta; está resultando duro combatir a este “bicho”. Tú pon medidas, se cauto y en lo que puedas, disfruta.