Press "Enter" to skip to content

Un año después

Por VICTOR V. PIRIZ MAYA 

El tiempo pasa volando, y esta semana se cumple un año de las elecciones municipales de 2019. Un año que ha pasado muy rápido, y que sin duda ha sido un año perdido en la historia del pueblo.

Hace un año nos encontrábamos con decisiones complicadas en nuestro partido. El indulto del anterior alcalde nos situó ante un escenario complicado jurídicamente, con múltiples interpretaciones y con algunas posibilidades de éxito y muchas de abrasamiento.

No lo pensamos mucho. No por heroicidad, que no vamos sobrados de héroes en esta vida política. Decidimos iniciar aquella batalla judicial por compromiso con el pueblo, aún sabiendo que sacrificábamos las escasas posibilidades de tener representación municipal. Lo sabíamos absolutamente, porque los malos en las películas nunca suelen ganar, pero en esta ocasión éramos nosotros, o era el caos, o era la ilegalidad, o era otros cuatro años de un condenado en la poltrona municipal.

De la mano de Abel, nuestro abogado que se estudió el tema de forma exhaustiva, fuimos capaces de presentar un recurso ganador y acabar con la candidatura del ex alcalde. Ya no podría ser candidato en las elecciones. Ese día dinamitamos como ya digo nuestras posibilidades de entrar de nuevo en el Ayuntamiento, pero nos sentimos felices.

Hicimos una campaña bonita, sobre todo agradecida con Marga, con Manolo y con Marga que se partieron el pecho allí. Conseguí que las personalidades más importantes de nuestro partido les transmitieran su cariño en un vídeo que nunca nadie ha hecho ni hará. Hicimos un acto sencillo y bonito, en familia, emotivo, en el que más que pedir el voto hicimos un grito de libertad en medio de un ensordecedor estruendo en nuestra contra por habernos atrevido a pedir a un juez que hiciera justicia.

Pero era imposible. Apenas habíamos dado, y a pocas semanas de la cita electoral, el primer paso de todos los que debíamos dar. Habíamos extirpado un tumor para el pueblo, sí. UN TUMOR. Porque la corrupción moral y política es un tumor político se llame como se llame. Habíamos iniciado un camino que tiene muchas más fases que no habíamos tenido tiempo de transitar y que aún hoy estamos iniciando. La resistencia se puso a trabajar desde el primer día en desmontar la red clientelar, en poner nervioso a quien había vivido tranquilamente abrazado a una forma de gobernar relajada con las normas y las leyes. Y en eso seguimos, con resultados ya obtenidos y con mucho desgaste, desgaste que asumimos, que asumo en primera persona porque va en mi sueldo. Transformo en pasiva la expresión, cobrando lo que cobro lo reprobable sería conocer un problema de la dimensión del que existe en el pueblo y no hacer nada. Ganarse cada euro pasa por hacer justicia en todos los rincones de nuestro país y eso incluye Alburquerque.

Un año después, si hubiera elecciones el resultado sería exactamente el mismo. Es duro, pero eso pienso. Nosotros asumimos el desgaste, y el ciudadano es ahora cuando se empieza a dar cuenta de que vive en un pueblo que no paga a sus empleados, que ya es incapaz de contratar 800 personas al año como antes, que no atiende sus compromisos con los proveedores, que les reduce sus posibilidades de ocio y que mira con envidia a pueblos cercanos. El resultado sería el mismo porque estamos aún en la fase en la que todos están despertando del letargo que durante años han sumido al pueblo.

Y ese despertar será duro. Y los culpables de la pesadilla nos buscarán como culpables. Seguro que tanto IPAL como nosotros seremos los culpables en ese despertar de su mentira, seremos los culpables de sus 11 millones de deuda, de sus nóminas impagadas, de sus deudas con todas las administraciones y de sus problemas judiciales. Pero no nos van a encontrar en esa búsqueda. Bueno, a mi sí que testificaré como testigo en la causa de Contempopránea.

El Partido Popular no es culpable de nada, porque durante años ha demostrado ser la solución de los problemas, ha demostrado que tenía razón cuando Ángel Rasero o Manolo Arce denunciaban las fechorías del ex alcalde y sus secuaces. El tiempo nos ha dado la razón y no por eso somos culpables de nada.

Tenemos el orgullo de ser el partido con concejales estos años como Ángel o Manuel, que son orgullo para un partido por haberse partido la cara allí donde nadie quería hacerlo, y con ese orgullo encaramos estos tres años por delante, que a algunos se le van a hacer muy largos y que van a poner sobre la mesa los pies de barro de este gobierno municipal que vivía de castillos en el aire, de playas en Carrión, de proyectos fantasma cuando no tiene ni para pagar la luz de los edificios.

Ha sido un año perdido, y vienen años complicados. Pero se trata de mirarlos con ilusión. Queda un día menos para el cambio en Alburquerque, un cambio que, si hoy es necesario, dentro de tres años será de extrema y urgente necesidad, y solo aptos para valientes.

Tsun Tzu escribe en el Arte de la guerra que “Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar”. Y eso les espera los próximos tres años. Exactamente lo mismo que hemos hecho este año que acaba de pasar.

Ahí estaremos. Compromiso e ilusión intactos. ¡Bienvenidos a la resistencia!

Víctor V. Píriz Maya/ Portavoz Presupuesto Grupo Popular. Congreso de los Diputados

___________

Portada: Imagen del Paseo de las Laderas en una promesa de Marisa Murillo incluida en el programa electoral con el que el PSOE ganó las elecciones en Alburquerque.

Foto 1: Vadillo, en el juicio en el que fue condenado a 2,5 años de prisión.

Foto 2: Píriz, con Arce y con Robles.

Foto 3: Murillo y Vadillo abrazados en el mitin del PSOE en las pasadas elecciones municipales.

Foto 4: Víctor Píriz, compareciendo ante TODOS los medios, en Alburquerque.

Foto 5. Estado actual de las Laderas