Press "Enter" to skip to content

¿”The end” inminente o la agonía todavía será larga?

ANTONIO APARICIO

Cuánto me gustaría verter ríos de tinta en esta revista Azagala, pero para eso tenemos a dos de los grandes, a los expertos, a los inigualables Antonio L. Rubio y Juan Ángel Santos. Yo me quedo muchísimos escalones por debajo. Ahora me doy cuenta de aquella famosa frase que decía: “Maestro no puede ser todo el mundo, alguien tiene que llevar el tablacho”. Qué bien la pronunciaba el veterano de la albañilería, el amigo Rufino García Castaño, con noventa y tres años a la vuelta de la esquina y una mente bien clarita. (Anda que a él lo van a engañar…).

Bueno, cumplidas mis felicitaciones y sin más preámbulo, vamos directo a los que hemos venido. Señora Alcaldesa, transcurridos 15 días de la petición de arreglo de baches y aceras, veo que por un oído le entra y por otro le sale. Igual no tiene plata para cemento y arena; pues vamos a ver si tiene para una manguera eléctrica y una bombillita.

Verá usted, en la foto que adjunto, se aprecia que hay necesidad de iluminación. En esas dos casas viven personas mayores, o sea que fuera de las residencias también hay personas que necesitan ser atendidas. Se lo ruego, por favor, instale ahí un punto de alumbrado y verá cómo se lo agradecen.

Sin más que pedir por hoy, haga usted el favor de gobernar y bien. Déjese de estar siempre anclada en el pasado y solucione los problemas, que son muchos, y al toro por los cuernos, aunque sea un Miura.

____________

Foto: Viviendas de la calle San Francisco, que quedan a oscuras. /Aparicio