Press "Enter" to skip to content

El personal que trabaja con los más vulnerables al coronavirus en Alburquerque no cobra desde enero

Si la situación del personal que trabaja en toda España con personas vulnerables al coronavirus es muy delicada, en Alburquerque se le suma el hecho de que ni siquiera perciben sus salarios.

El ayuntamiento debe dos meses al personal de ayuda a domicilio y residencias, y el mes de febrero al resto de contratados municipales. Solo los funcionarios han cobrado el mes pasado y lo hicieron el día 19 de marzo.

La situación de las personas que trabajan con personas mayores en situación de dependencia en sus propias casas o en las residencias municipales en Alburquerque es injusta porque no hay nada peor que no percibir el salario por un trabajo, máxime cuando es una tarea comprometida y delicada. Es paradójico que estén ayudando a estos centros empresas privadas y personas de manera desinteresada, elaborando mascarillas y otros materiales, y luego el responsable máximo de los servicios sociales municipales no cumpla con el personal laboral. Presumen mucho de estos servicios y resulta que quienes nos gobiernan ni siquiera pagan a quienes dan la cara día tras días con los usuarios, quienes también están más expuestos a contagiarse dado que no pueden estar confinados sino cuidando diariamente de un buen número de personas.

El comportamiento del personal de las residencias es ejemplar, incluso fueron los propios trabajadores quienes tomaron la iniciativa de bloquear las visitas para proteger a las personas más vulnerables institucionalizadas y, afortunadamente, han conseguido que por ahora no haya ningún afectado por coronavirus. Además, siguen cuidando con mucho mimo a los usuarios y protegiéndoles sin bajar la guardia en ningún momento, pese a no cobrar desde enero.

Ayuntamientos con superávit

Por otra parte, en una crisis como la que estamos viviendo y la que se avecina una vez que se termine con esta maldita pandemia, es muy importante, como narramos en el número impreso de AZAGALA que salió a la luz hace poco más de una semana, que los ayuntamientos estén saneados para tirar del carro en los pueblos. De hecho, hoy hemos conocido que el Gobierno central ha aprobado la “flexibilización de la regla de gasto para que los ayuntamientos puedan invertir hasta 300 millones de euros de su superávit en partidas de atención social de colectivos afectados por la expansión del Covid-19”.

Es decir, que los ayuntamientos saneados o con superávit podrán gastar más de lo reglamentado para, señala el decreto gubernamental aprobado hoy, “reforzar la atención a personas mayores en residencias y dependientes”.

En Alburquerque no se podrá hacer porque el ayuntamiento está en la ruina y debe más de 10 millones de euros.

_______________

Portada: Residencia Virgen del Carmen./ ARCHIVO AZAGALA

Foto 2. Ayuntamiento. / ARCHIVO