Press "Enter" to skip to content

Murillo reconoce temas graves del ayuntamiento y vuelve a avisar a los trabajadores

En un nuevo pleno triste para la democracia en el que la alcaldesa no dejó intervenir a la oposición, cortando durante cuatro veces el intento de hablar de Manuel Gutiérrez, portavoz de Ipal, diciéndole “¡respete a la presidencia!”, Murillo reconoció cosas graves, a pesar de que en muchos casos no contestó a las preguntas, sino que se fue por los cerros de Úbeda.

En primer lugar, vino a reconocer que no cumple con la ley en la cuestión relativa a los motivos por los que no deja a la oposición consultar los documentos públicos ni se los entrega cuando Ipal se los pide, al responder diciendo que “estamos haciendo gestiones para que tengan acceso al registro y a la documentación”. Es vergonzante la respuesta porque la única gestión que se necesita es entregar los papeles que se le exigen, como marca la ley, y hace años que no se les deja consultar los documentos a los que tienen derecho como representantes de parte del pueblo.

También reconoció que el ayuntamiento ha recibido un ingreso de 75.000 euros para Contempopránea y solo se le han dado 53.200 al promotor. ¿Por qué no se ha pagado todo?, preguntó Gutiérrez, pero Murillo ni le contestó ni le miró.

Y la alcaldesa faltó a la verdad, porque el falso que el consistorio haya recibido toda esa cantidad, correspondiente al 50% de la subvención de la Junta a la edición del 2019 del festival, sino que el gobierno regional retuvo por embargo al ayuntamiento la cantidad de 13.699 euros y, por tanto, le ingresó en las arcas municipales 61.330 euros. ¿Dónde está el resto del dinero que no se entregó al promotor del festival?

También reconoció Murillo que después de que el ayuntamiento consiguiera un préstamo de 3,6 millones de euros hace dos años para liquidar las deudas con la Seguridad Social, nuevamente tiene deudas con este organismo, aunque echó la culpa a la sanción que ha recibido el consistorio por infracciones consideradas “muy graves” por el Ministerio de Trabajo en contratos realizados por el ayuntamiento en 2014 y 2015 , obligando a devolver dinero a trabajadores e imponiendo una sanción al ayuntamiento.

La pregunta de Ipal era la cuantía de la nueva deuda con la Seguridad Social, pero la alcaldesa no contestó y dijo que han tenido que devolver dinero de subvenciones.

Otro asunto era el referido a una subvención que el consistorio recibió en 2017 de un Dinamiza para hacer obras en el poblado de Casas de San Juan y no se ha hecho nada. La alcaldesa argumentó que la obra triplica la cuantía de la ayuda y que necesitan agrupar 2 o 3 Dinamizas para poder hacerla. Otra subvención vino para mejoras en Benavente y Murillo explicó que el dinero se gastó en asfaltar el camino y las traseras de la ermita de Carrión.

Ipal preguntó si se había pagado la obra de 100.000 euros, correspondiente al año 2018 para asfaltado, cuyo dinero recibió el consistorio. Murillo dijo que tiene de plazo hasta diciembre de 2019 para justificarla. Gutiérrez replicó que para pagarla ya cumplió el plazo legal y la alcaldesa ni le miró, ni respondió. ¡Respete a la presidencia!

En cuanto a las obras en las Laderas y en el cine La Torre, cuyo dinero se gastó y han quedado a medias, Marisa Murillo señaló que “se piden proyectos muy ambiciosos y quizás tendríamos que hacer obras más simples”, y añadió que no es suficiente con la subvención porque los trabajos los hacen hombres y mujeres del Per, “sin cualificación”. Añadió que “intentaremos terminarlas con mano de obra del ayuntamiento”.

En cuanto a la pregunta de Ipal acerca de los motivos por los cuales estuvo a punto de suspenderse la corrida de toros, Murillo aseguró que eso eran rumores típicos de empresas taurinas y que el festejo costó 5.000 euros más IVA al ayuntamiento.

En cuanto a los motivos por los que se cortó el suministro eléctrico a la ITV, la alcaldesa señaló que en el recinto ganadero hay un punto de suministro eventual y la ITV no presentó un documento válido para hacer el boletín y se tuvo que poner un grupo electrógeno.

En otra pregunta, Murillo dijo que el ayuntamiento está al día con los pagos del alquiler de la nueva residencia y agradeció a Vadillo que consiguiera la gestión de la misma por el ayuntamiento. “Gracias a la residencia Nuestra Señora de Santa Lucía hay 50 nuevos vecinos viviendo en Alburquerque”, añadió.

La alcaldesa desveló que Vadillo no es asesor portavoz porque él no ha aceptado por ahora y acusó a Ipal de una “persecución política y personal contra Vadillo por lo poco que les interesa la gente más humilde”. No dejó replicar a Gutiérrez: ¡Respete a la presidencia!

En cuanto a la propuesta de hacerle alcalde honorario, dijo que se trata de una iniciativa popular que no se ha llevado a cabo por motivos personales de Vadillo pero que es una obligación de la alcaldía hacerlo.

En lo referido a la tasa de basuras, Murillo dijo que “mientras los gastos de la basura sean los mismos que los ingresos, pagaremos la tasa de todos los vecinos”.

Finalmente, la alcaldesa dijo que es falso que el ayuntamiento esté planteándose hacer un ERE, pero, añadió, “se están produciendo denuncias diarias contra el ayuntamiento a la Inspección de Trabajo y eso va a perjudicar a las personas más necesitadas”. Un aviso en toda regla a los trabajadores que reivindican sus derechos.

______________

Portada: Obras paralizadas en las Laderas desde antes de las elecciones de mayo.

Foto 2: Imagen de archivo de un pleno.

Foto 3: Agustín Fuentes, promotor de Contempopránea.

Foto 4: Las obras del cine La Torre están paralizadas./ Foto Archivo.