Press "Enter" to skip to content

¿SE PUEDE? HASTA EL CORRAL (Decimoquinta entrega)

By RAMIRO

Querido nieto.-Por favor, que no me vengan con ínsulas baratarias a estas alturas del show; de momento, aunque pequeños vislumbres de descarrilamiento, comienzo a ver que no contamos con otro devenir histórico que no sea la gran vergüenza por nuestro infortunado pasado, un presente calamitoso y el anhelo de un futuro mejor. De la man0 de Américo Castro, la historia de Puerto de Albahacar “hace años viene consistiendo – entre otras muchas cosas – en un anhelo de desvivirse, de escapar a sí misma”. ¿Quién hubiese deseado vivir en desdicha? /Ay, yo no sé lo que es la pena, vivo contigo alegría (bis), tengo, tengo, tengo una novia morena (bis) que se llama Andalucía/, Grande Rancapino chico. Nos ha tocado, como en los cumpleaños, porción de lodazal. ¿Hasta cuándo los embustes y dijes tendrán valor de moneda en curso? Ya da igual todo, lo mismo salir a la palestra con arrogancia para ofrecer hoy una increíble milonga como al día siguiente ofrecer un desagradable sainete vejando a vecinos o injuriando a fuerza política. ¿Qué más da? Hoy te toca a ti, mañana a mí. ¿Serán los últimos coletazos del régimen local instaurado o es el preámbulo de lo que tendremos que aguantar a lo largo de la legislatura? Si es lo primero, que tiren la casa por la ventana, la credibilidad a estas alturas es escasa y los juzgados siguen abiertos; pero si es lo segundo, partido al que representan, seguidores a pies juntillas ¿hasta cuándo tanta vergüenza y desfachatez? ¿O es que acaso deseáis que los puertoalbahaqueños estemos condenados a convivir en un clima de tensión social propio de señoríos, por aquello del medievo aquí presente?  “Juega con tus cartas limpias en el juego de la vida, al morir nada te llevas, vive y deja vivir”, de Daniel Santos. ¡Maldita ceguera que impide ver que las injusticias y el mamoneo practicado desde in illo tempore llevan a la pérdida total de predicamento!  Se pasó el arroz. ¿Dónde quedará ya hoy aquello de “Del monte en la ladera, por mi mano plantado tengo un huerto, que con la primavera de bella flor cubierto ya muestra en esperanza el fruto cierto”? (Oda I, Vida retirada, Fray Luis de León; seleccionado por Eduardo Mendoza, Riña de Gatos, Planeta, 2010, p. 162.)  A esto debieron enseñar a nuestro presidente en funciones, a entrecomillar, a transcribir en cursiva,  a citar obra y autor, a referenciar si es el caso, a indicar obra donde se encuentra, editorial, año y página; así nadie hubiese puesto en duda la autenticidad de su tesis, fruto de la cual es “doctor” por la Camilo José Cela; no que de otro modo – entiéndase plagio – ha quedado en evidencia su título. Pero nosotros a lo nuestro, la gloria nunca ha sido regalo sino recompensa. Transcribe //CRÓNICA SOBRE LA IRREFUTABLE IDIOSINCRASIA…// “Sería en este año, el 11, cuando el Medieval vivió su edición más multitudinaria sin contar, por desdicha, con el castillo como escenario. A cualquiera que se le diga, no te cree. ¡Cuánto mal se le ha hecho desde el Cabildo a semejante manifestación popular! Y como siempre, el paro siguió creciendo una vez pasada las elecciones, patrón incardinado de por vida. Pues ni aún por esa, y mira que ha llovido, la gente lo capta, que aquí se ha practicado desde tiempo inmemorial aquello de “pan pa hoy, hambre pa mañana”. Y ya por entonces era noticia que nuestra nueva Mandamás, en sólo cuatro años, se iba a embolsar unos buenos caudales fruto de su dedicación a la política. ¿Quién dudó de la rentabilidad de la misma? ¿Quién osó decir que no existía el progreso local? Que aquí no se podía vivir holgadamente con un sueldo. Me río yo. Ahí tienen la prueba palpable del entredicho. Llegar y topar. Y da para comprar una casa en el sitio que uno quiera. ¡Ay, jóvenes puertoalbahaqueños que miráis para otro lado! ¡Qué poco asemejáis al Lazarillo! Os la darán con queso. Así que, ¡Cualquiera pierde ahora un sillón en la Diputación estando más cotizados que los de la RAE!, los hay que piensan. Y por aquel entonces también se escuchaban las primeras amenazas y ultimátum sobre Contempopránea, que si aquí que si fuera, una dentro otra fuera o al revés, el eterno problema de su ubicuidad. Pero en esto también somos muy originales, como si nos saliese un a modo de sarpullido aceptando, defendiendo y luchando por lo genuinamente autóctono y válido. Ya ve, carísimo lector, toda una pena, que la genialidad y valía de Fuentes, su rentabilidad para Puerto, sus políticos no sólo no la viesen sino que la desdeñasen. A lo que los malintencionados añadirán: ¡Menudo pelo ha echado ese gracias a los indies! Volvemos a lo siempre dicho: con estos mimbres, qué cestos”// (Continuará) Y no deja de sorprenderme que alguien venido de fuera, presentado por Adepa de la mano de Aureliano Sainz, nos muestre sus conocimientos del paño o mimbres aquí usados al referir bondades como “los bochornos del alcalde”, “la situación un poco inquietante del castillo”, “la falta absoluta de progreso con el rescate de Azagala”. Aunque bochorno siento, no deja de ser un toque más del grandioso adefesio local que nos ha tocado vivir, guindeado con carencia absoluta de conciencia patrimonial. Pero ¿qué ha hecho esta persona, salvo decir verdades como puños, para que su obra “La fortificación de España en los siglos XIII y XIV” se vea proscrita por su ordeno y mando? Gracias Edward Cooper por ofrecernos tus conocimientos, tu sensibilidad, tu fortaleza y tu valentía, cualidades que te han  empujado a defender aquello que muchos de aquí, con más motivos, no tenemos agallas de hacer. Pronta recuperación y larga vida, con el afecto que te honra, un humilde paisano puertoalbaqueño.