Press "Enter" to skip to content

La patrona regresa a Carrión acompañada por una multitud impresionante

Una abrumadora muchedumbre de personas acompañó a la virgen de Carrión en su regreso al santuario, pese al intenso calor reinante.

En su nueva carroza, la patrona salió de San Mateo pasadas las 18.30 horas y bajó por la calle Antonio Cuéllar para enfilar por la avenida Aurelio Cabrera, la más larga de Alburquerque. La precedían más de un centenar de jinetes a caballo, mientras que unos pasos por delante de la imagen bien engalanada, marchaba el mayordomo, José María Rasero, acompañado de la alcaldesa Marisa Murillo y la concejala de festejos Magdalena Carrasco, así como los miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad.

Tras ellos y la carroza, iban más de mil personas, de manera que cuando la virgen llegó a la altura del antiguo hotel Las Alcabalas, aún iban fieles en una cola que llegaba hasta prácticamente la puerta de Valencia. Justo por encima de este lugar, ha tenido lugar un percance que, afortunadamente, no ha revestido gravedad pero que ha dado un buen susto a quienes lo han contemplado. La mula que tiraba de la carroza tropezó con la pintura resbaladiza de un paso elevado y dio con las rodillas en el mismo, al tiempo que perdía el equilibrio. Enseguida reaccionó Joaquín Carballo, miembro de la Junta de Gobierno, y otros que rodeaban la carroza para ayudar al animal a colocarse erguido. No obstante, la mula mostraba una pequeña cojera durante los primeros pasos.

Por lo demás, la comitiva avanzaba a buen ritmo, y la patrona era aplaudida y jaleada por la multitud que ha vuelto a demostrar su fe en la virgen de Carrión.