Press "Enter" to skip to content

Fallece el entrañable alburquerqueño Luis Álvarez Pulido

Nos ha dejado un alburquerqueño muy popular, el inefable y entrañable Luis Álvarez Pulido, suscriptor de AZAGALA y ávido lector de la edición impresa de la revista, en cuya próxima edición le dedicaremos un amplio obituario, y seguro que algún colaborador escribirá sobre él.

Conocido principalmente por su faceta de fotógrafo durante muchos años y por sus anécdotas de caza, ideadas con gran imaginación por él mismo, Luis asistió a varios Encuentros de Azagala en el hotel Machaco, frente del cual vivía. De hecho, en la foto de portada le vemos junto a otro gran alburquerqueño, Alberto “Pereira”, quien falleció a los 100 años de edad, y cuyo hijo, Vicente, es colaborador de esta revista, además de miembro del Consejo de Redacción y de la directiva del Colectivo Cultural Tres Castillos.

Ese día, Luis Álvarez recordó una anécdota a Alberto de cuando viajaba de La Codosera a Alburquerque para llevar el correo y los frenos del vehículo eran tan flojos que aprovechaba las numerosas y grandes piedras de la carretera para irse contra ellas y detener el automóvil, según narraba en tono jocoso el propio Luis.

Siempre le recordaremos con gran cariño porque fue uno de los alburquerqueños que hacen época y cuyas anécdotas se han contado durante generaciones.

A su familia le mostramos nuestro más sentido pesar por su pérdida.