Press "Enter" to skip to content

Otro Alburquerque es posible

ALICIA GARCÍA. Discurso íntegro en el acto público de IPAL

Cuando era pequeña nunca pensé en estar aquí subida hoy. Hay veces que tienes sueños, y hay veces que el subsconsciente te lleva cuando duermes, a sitios que despierta ni puedes imaginar. No es mi caso. Yo tampoco creo recordar que soñé nunca con estar aquí hablando hoy delante de todos vosotros, no por timidez, no por falta de tablas…no por eso. No lo soñé porque igual cuando era pequeña nunca soñé que Alburquerque necesitaría que gente como yo se dedicara a solucionar sus problemas, nunca pensé que llegaría e momento en que casi me viera obligada a subir aquí a realizar este grito hueco, casi sordo, pero lleno de alma en el que tengo que pedir a todos que demos paso a un tiempo nuevo, que abramos las puertas y ventanas de nuestro pueblo para dejar entrar el aire, para dejar entrar este vendaval de libertad, de compromiso y de trabajo que supone Ipal. Yo nunca soñé con esto, pero tampoco nunca creí que hiciera falta.

Si me preguntan en qué momento de mi vida he visto mejor el pueblo…me costaría elegir un momento. Yo prácticamente era una niña cuando arrancó un régimen que ahora acabará, que ahora acabaremos entre todos. Recuerdo cuando estudiaba en Badajoz, iba y venía…y siempre todo estaba igual. Nunca cambiaba. Nacieron mis hijos y mi vida cambió…pero no mi pueblo. Mismos problemas, misma división, mismo atraso y mismo conformismo. Mis hijos seguían creciendo y los parques seguían igual de deteriorados, los baches inalterables, el odio…el odio que es eso que nace de los corazones del hombre, que es el amor congelado…el odio seguía. Y la división. Esa forma de dividir tan especial, esa forma de estar conmigo o contra mí, esa forma de o te pliegas y me rindes pleitesía o aquí NO en este pueblo no. Pues SI, en este pueblo SI. Porque esto es IPAL, es decir SI a este pueblo, es decir SI a libertad, es decir SI al futuro, es decir SI a las oportunidades para mis hijos y para los vuestros.

Ipal llegó para decirle a todos esos que dividen que somos su dique de contención. Que por aquí no van a pasar, que no le vamos a permitir dividir más, que no les vamos a dejar conseguir sus objetivos personales a costa de un pueblo, a costa de 5.340. Somos el dique de contención de los malos modos, del despotismo, somos y seremos garantía de que aquí no volverá a haber listas de amigos y de enemigos. Somos la garantía de que la concordia entre todos es posible, de que el abrazo con el que nuestros abuelos miraron adelante hace más de 40 años es la mejor garantía del futuro conjunto de un pueblo como el nuestro.

Ipal ha llegado para cambiar las vidas de la gente de este pueblo, para cambiar las vidas de mis padres y de los vuestros. Para generar certezas y futuro a quien ahora solo tiene negros nubarrones.

El día que Manolo nos embarcó en esta idea empezó el cambio de este pueblo, empezó este fenómeno imparable, esa revolución de la que habla la canción de Amaral que nos acompaña en nuestra campaña. Nuestro objetivo no es la victoria. Ganar no es el fin, ganar es el medio para cambiar nuestro pueblo, es el medio para decirle a todos nuestros paisanos que tienen un futuro posible mejor, que tienen posibilidad de ser felices en este pueblo. Ganar es el medio para decirle a todos que hay una forma diferente de hacer las cosas, que hay futuro más allá de la anestesia general, más allá del conformismo, más allá del derrotismo.

¿Cuantas veces no nos han dicho que esto no iba a cambiar nunca? Pues Ipal ha llegado para cambiar eso. Hemos llegado para traer ilusión, para que Alburquerque vuelva a creer que hay futuro, que todos empujando juntos en la misma dirección podemos conseguir el pueblo que queremos.

Es cierto, nunca soñé con estar subida aquí esta noche. Pero estoy aquí y quiero transmitiros mi confianza en Ipal, en nuestro equipo, en nuestra gente, en nuestras ganas e ilusión, en nuestro talento y en nuestro empuje.

El 26 de Mayo tenemos una oportunidad de hacer historia, una oportunidad de recuperar Alburquerque para todos los paisanos, una oportunidad de soñar todos juntos con un futuro mejor. El 26 de Mayo está en juego mucho más que unas elecciones, está en juego vuestro futuro, el nuestro, el futuro compartido de un pueblo que quiere vivir en libertad y quiere ser dueño de su destino. El futuro de un pueblo que no quiere tener que volver a mirar atrás. Que quiere mirar adelante, que quiere abrazar su futuro, sus oportunidades, subirse al carro del progreso y despegar de una vez. El 26 lo haremos, todos juntos. Lo haremos porque nadie nos ha dicho que sea imposible.