Press "Enter" to skip to content

Vadillo es presentado como un mesías todopoderoso y se le rinde homenaje

En un mitin con bastante menos gente que hace una semana, fue el nombre de Ángel Vadillo el que no dejó de escucharse, porque en realidad, quienes conocen la situación del ayuntamiento y han sido concejales con él, Marisa Murillo incluida, saben bien que Vadillo es historia y que le espera un calvario cuando, gobierne quien gobierne, tenga que sacar a la luz cosas muy graves acaecidas durante su gestión.

La primera en intervenir fue una joven, María José Píriz, que no ha conocido otro gobierno que el del actual alcalde, que lleva cerca de 25 años en el poder y, por tanto, no sabe cómo era el Alburquerque de antes, sino lo que le han contado interesadamente. Es evidente que en todos estos años han mejorado las infraestructuras en nuestro pueblo, como en toda Extremadura y en toda España. Faltaría más: mucho dinero ha entrado de Europa para ello. Y, aunque no les guste la comparación, ahí está San Vicente, con mucho mejores infraestructuras que Alburquerque y con superávit en las cuentas… Todos los municipios han mejorado y tanto el PCE-IU como el PSOE de Emilio Martín, despreciados anoche, hicieron cosas buenas para Alburquerque, entre ellas el Festival Medieval, que la joven representante del Grupo de Apoyo a Ángel Vadillo adjudicó a este alcalde, cuando no votó a favor de este acontecimiento.

María José Píriz habló todo el tiempo de cómo era el Alburquerque de hace 25 años, sin este alcalde, y cómo es ahora. Retrató un pueblo oscuro, el de antes, y un paraíso ahora.

Dijo que el polígono industrial era un “erial”, pero Vadillo, con su “valentía, le dio terrenos a todos los que quisieron montar un negocio”. Añadió que la feria ganadera no existía, olvidando que existió una mucho más fuerte, el Rodeo, 40 años antes de llegar Ángel Vadillo.

La joven representante del Grupo de Apoyo aseguró que no existía la “ruta del colesterol” y “solo había ripio y basuras donde Vadillo ha hecho viviendas sociales”.

Adjudicó la guardería municipal a Ángel Vadillo, cuando también se opuso a este proyecto y denunció que corría peligro de caerse. “No había casa de cultura, sino solo un descampado”, añadió. “Casi no había agua potable y la poca que había estaba sucia”, señaló también.

Píriz, que no citó en ningún momento a los concejales de los gobiernos de Vadillo, ni a los responsables de cultura y deportes, sino que habló como si el alcalde hubiera ejercido él solo el poder, aseguró que “ninguna calleja se había arreglado y Ángel Vadillo ha pavimentado 150 kilómetros de callejas”.

María José sostuvo que las “fincas estaban muertas y sin vida”, que el “casco urbano ha crecido más de un 50 por ciento gracias a Vadillo, quien ha construido más de mil viviendas”, que es el primer alcalde que ha apoyado a la Sociedad de Cazadores”, la cual, señaló “probablemente hoy no existiría sin Él”.

La joven alburquerqueña también “olvidó” que las fincas de los baldíos se expropiaron con la corporación municipal presidida por Emilio Martín, al señala que “Vadillo le ha dado vida a la dehesa comunal”.

“Antes de Vadillo no existían las residencias de ancianos ni la ayuda a domicilio y nadie se había preocupado de los mayores”, dijo, y también que “antes de Él, el cementerio estaba abandonado con los tejados en ruina y la iglesia derrumbada”. “Se ha preocupado por los vivos, pero también por los muertos”, añadió.

“Antes de Él, señaló, no había escuelas taller ni nada para que los jóvenes tuvieran una primera experiencia laboral”, y Él se ha preocupado que los monitores de los proyectos sean todos de Alburquerque.

Antes de Vadillo, dijo también, “nunca se habían arreglado las iglesias y ahora incluso mantiene la ermita siempre limpia y cuidada”.

Adjudicó a este alcalde el Festival Medieval, Contempopránea, el verano deportivo… Todo. Y sostuvo que Alburquerque “tiene una de las mejores piscinas de Extremadura”.

Respecto al club de fútbol, señaló que “todos sus gastos los ha pagado el ayuntamiento y este año incluso las equipaciones de los jugadores”. Añadió que Él trajo a Cafés Silveira como patrocinador.

“La plaza de España estaba muerta, casi sin bares, y hoy está llena de terrazas y con una de las fuentes más bonitas que existen”, aseguró, para añadir que “pocos pueblos tienen un centro tan lleno de vida como Alburquerque”.

María José Píriz, quien trató a Vadillo como un verdadero Dios, señaló que “si algo no ha conseguido, es por las trabas que le han puesto”.

“Antes de Él no se barrían las calles, solo el centro”, señaló, y sostuvo que “otros alcaldes no son como Vadillo, que escucha y ayuda. No hay una sola familia en Alburquerque a la que no haya ayudado”.

Finalmente pidió el voto para Marisa Murillo porque “así nos aseguramos de que ÁNGEL siga haciendo lo que más le gusta en la vida: traer proyectos para Alburquerque y ayudar a la gente”. “A Él no le importa ser alcalde”, añadió, pero Él “se sabe de memoria lo que hay que hacer para conseguir los proyectos”, añadió.

Terminó señalando que al “a Vadillo no le conviene estar lejos para trabajar por Alburquerque, ni a Alburquerque le conviene que ÁNGEL deje de trabajar por Alburquerque”.

Posteriormente tomó la palabra la candidata a la alcaldía, Marisa Murillo, quien habló con un tono moderado, lo que es buena señal de cara al futuro. Empezó diciendo que “esta es la candidatura de Ángel Vadillo”, y acusó a la oposición de haberle faltado el respeto estos años tanto a él como al pleno. Les echó en cara que se abstuvieran en el tema de la pizarrera y la nueva residencia: “Si no se vota a favor, no sale un proyecto adelante”, añadió.

Marisa Murillo sostuvo que “no quieren que los mayores se queden en Alburquerque y quieren que paguen más por las residencias, ni quieren que la gente del pueblo trabaje en las residencias”.

“Se opusieron a la hospedería”, aseguró, e insistió en que el “turismo nunca decayó en Alburquerque”, ni siquiera cuando se cerró el castillo por las obras. “No defienden los bienes públicos, los caminos ni las fuentes”, añadió.

Acusó a Margarita Robles, candidata popular, de renunciar a ser concejala y ahora “quiere traer proyectos de Madrid”. Se dirigió a la candidata número 3 de Ipal, Raquel del Pozo, alabada en su día por su buena gestión al frente del C.P. Alburquerque, a la que preguntó “por qué no hizo el campo de futbol de césped cuando era presidenta, y ahora lo va a hacer”, en referencia a uno de los compromisos de Ipal.

Marisa Murillo habló de “construir un Alburquerque en positivo, y sin zancadillas” y señaló que se recogerían firmas en todos los actos para hacer que Vadillo sea “alcalde honorífico”.

En el acto se presentaron los candidatos del PSOE, a quienes deseamos suerte y trabajar por Alburquerque, tanto si están en el gobierno como desde la oposición. Estamos seguros de que, tras la caída del vadillismo, se abre un tiempo nuevo en el pueblo. Ahora, todo son alabanzas hacia Ángel Vadillo, pero en pocos meses veremos el cambio, gobierne quien gobierne.

A lo largo del día de hoy publicaremos las promesas grandiosas que relató el todavía alcalde y presentadas como propias.

_________________

Portada: Parte de los candidatos del PSOE:/ CEDIDA

Foto 1: Vadillo se abraza a Murillo

Foto 2: Imagen del primer Festival Medieval, celebrado en la corporación presidida por Emilio Martín

Foto 3: Expropiación de los Baldíos, en la corporación socialista previa a la llegada de Vadillo al poder

Foto 4: Vadillo, al frente de ORPO, denunció que la guardería no tenía proyecto. Se construyó durante la corporación de Emilio Martín.

Foto 5: La asociación de autónomos recuperó la feria ganadera.

Foto 6: Vadillo se dirige a algunos candidatos socialistas.