Press "Enter" to skip to content

Ningún cargo de la Junta de Extremadura acudirá al acto del PSOE esta noche en Alburquerque

FRANCISCO JOSÉ NEGRETE

Ningún cargo del gobierno regional socialista asistirá hoy al mitin del PSOE de Alburquerque, con la presentación de su candidatura, aunque sí lo hará una diputada en la Asamblea y miembro de la ejecutiva del partido, además de secretaria de organización, Estrella Gordillo.

Pero lo cierto es que ni Fernández Vara, ni ningún miembro de su gobierno han estado en Alburquerque, por no hacerse la foto con nuestro alcalde. Han visitado La Codosera, San Vicente, Valencia de Alcántara, tanto el presidente de la Junta como el de la Diputación, pero aquí no vienen ni siquiera a pedir el voto en la campaña electoral. En San Vicente han estado tanto Vara como el consejero de Sanidad Vergeles hace un par de días. Los pesos pesados del partido han visitado todos los pueblos mayores de 5.000 habitantes menos Alburquerque.

Esto es muy indicativo del distanciamiento del partido con un hombre que fue un activo cuando se fichó y que ahora solo es utilizado para sacar unos votos, pero cuando pasen estas elecciones, y deje la alcaldía, se acabó… Y no lo decimos con saña, porque ningún mal le deseamos en lo personal, ni vamos a hacer leña del árbol caído. Pero nos da pena al tiempo que vergüenza ver en el político que se ha convertido aquel “Carabina” que llegó al poder hace 24 años hablando de transparencia, honestidad, unidad entre los alburquerqueños, buena gestión económica… Y ya ven en lo que se ha convertido.

Tanto es el desmarque del PSOE con el alcalde que dejaron claro que iba por libre en el recurso al Constitucional, que no retiró como él escribió, faltando a la verdad, por no perjudicar a los compañeros, sino que lo presentó fuera de plazo. Es más, en el escrito que el partido socialista remitió a la Junta Electoral venían a acusarle de que “una persona no puede entorpecer una lista electoral”.

Vadillo ya es historia, y no puede hablar en nombre del PSOE, partido del que está expulsado, aunque manda a Alburquerque a la secretaria de organización de la provincia Estrella Gordillo, porque, evidentemente, alguien tenía que acompañar a la candidata del partido, Marisa Murillo, a quien esta revista invitará a una entrevista y a cederle un espacio para el PSOE la próxima semana.

A pesar de que nuestras relaciones no son buenas, porque ella así lo ha querido por seguir al pie de la letra los dictados de su mentor, esperamos y confiamos en solventar el asunto y, tanto si está en el gobierno como en la oposición dentro de un mes, mantener con ella y el resto de miembros de la candidatura del PSOE una relación cordial. Porque, superado el vadillismo, al que le queda poco más de una semana, Alburquerque debe vivir un tiempo nuevo. Será hora de restañar heridas y trabajar por hacer un pueblo unido, algo que sería vital para sacarlo del pozo oscuro en que se encuentra.

______________

Foto 1: Cartel anunciador del acto de esta noche.

Foto 2: Laura Santalla, con un cartel de Marisa Murillo.