Press "Enter" to skip to content

Ameno acto popular con llamadas al cambio, la libertad y al futuro de Alburquerque

El PP presentó su candidatura en un acto muy ameno, en el que el diputado nacional Víctor Píriz, que cierra la lista en Alburquerque, demostró que estamos ante uno de los mayores activos de este partido en Extremadura y va veremos, porque es muy joven, si también en España, un político con mucho recorrido que ayer dejó en muchos momentos que hablara su corazón y fue muy sincero. “A mí me pagan 5.000 euros por hacer esto, por tanto, no soy valiente, los valientes sois vosotros”, dijo en referencia a sus compañeros Margarita Robles y Manuel Arce, pero también, y los citó, a “Alicia, Manolo o Javi”, refiriéndose a tres candidatos de Ipal. Porque, señaló, ellos se juegan el tipo en Alburquerque a cambio de nada, solo porque quieren un pueblo mejor, libre y con futuro.

En ningún momento citó a Vadillo, ni él, ni ninguno de los tres intervinientes, pero sí la ruina que ha dejado y habló varias veces de su política “filocomunista” y de que ha implantado en Alburquerque una especie de miniestado “bolivariano”.

Víctor Píriz empezó recordando a Carlos, el bombero accidentado en acto de servicio la noche antes, y habló de “la vida complicada” de Margarita Robles, quien se quedó viuda muy joven. “Trabajaba 14 horas en Tegamar y no tenía tiempo para ver a sus hijos, y eso duele mucho”, dijo.

Demostró conocer bien la historia de Alburquerque y la recorrió de forma sencilla para explicar que nuestra villa no surgió hace 25 años con Vadillo, que pasaron muchas cosas antes y pasarán muchas después. Lo hizo para combatir, sin nombrarlo, el adanismo de nuestro alcalde, quien habla siempre como si Alburquerque no hubiera sido nada antes de él llegar a la alcaldía, y no tuviera un futuro sin su presencia.

De Manuel Arce, concejal que asumió la responsabilidad del PP tras la marcha de Ángel Rasero, dijo que “podría haberse escondido, porque era de fuera del pueblo, pero asumió el cargo, con valentía”. Recordó que no le han dejado ni hablar en los plenos y que ha sido la primera persona en poner una denuncia en la fiscalía a un alcalde –por las obras justificadas como terminadas, que una inspección demostró que era falso. “La firmó él y la registró incluso en el ayuntamiento”, dirigida al alcalde, añadió.

Píriz habló de su infancia en Alburquerque, de cómo fueron muriendo sus familiares queridos, hasta que lo hizo su madre, la recordada y querida María del Carmen Maya, y entonces no pudo seguir, y tragó algunas lágrimas y se le escaparon otras. “Se me hacía muy difícil venir al pueblo”, reconoció. Pero aquí ha estado los últimos 4 años acompañando a Arce, dando la cara en cuestiones importantes para Alburquerque.

El diputado en el Congreso insistió en la gran injusticia que están cometiendo con Contempopránea, un festival que ha dejado millones de ingresos en el pueblo y que puede morir por culpa del gobierno local. Y habló de abrir las ventanas del ayuntamiento, y los despachos, “para que corre el aire fresco”, pero también de abrir puertas cerradas como la del centro de interpretación de la Edad Media, la de la piscina climatizada, la del albergue, la de la nueva residencia que lleva ya varios meses sin abrir.

Píriz se dirigió directamente a Francisco José Negrete, director de esta revista, para recordar como es “vilipendiado” por opinar libremente, por contar la verdad. “A veces le llamo para charlar sobre algún artículo con el que no estoy de acuerdo, pero lo respeto y somos amigos”, vino a decir. Recordó la “carta del director” de este número de Azagala, en el que Francis le compara con Eliot Ness, porque éste acabó con Capone, como él, a través de la justicia, ha hecho con Vadillo. El paralelismo es que ambos cayeron por un delito “menor” que otros por los que se les investigó.

Margarita Robles

Aunque publicaremos íntegramente la intervención de la cabeza de lista del PP, comentaremos que Margarita empezó muy nerviosa, con las lágrimas a flor de piel, pero terminó leyendo el discurso con constancia y entereza. Tampoco nombró a Vadillo y solo dijo que “diga lo que quiera de mí. Quienes me conocen saben que soy una persona generosa. Quien quiera saber la verdad, que le pregunte a Manolo Vega, mi abogado, y verá cómo solo me mueve el interés por el pueblo. No voy a entrar en este tipo de historias porque cada segundo de mi intervención es importante para mí y no lo voy a malgastar hablando de quien ya no está”.

Robles narró cómo Alburquerque se muere, cómo en 10 años ha perdido casi 500 habitantes, cómo mientras “otros se dedican a insultar, los jóvenes se van de este pueblo”…

Su intervención contó en un momento delicado con el oportunísimo abrazo de su fiel amiga Marga Corchado, quien se levantó de su asiento y fue a darle aliento a la tribuna, y eso la impulsó, y a partir de ahí habló con contundencia y finalizó reclamando un pueblo “en concordia y libertad”, sin “poner etiquetas de buenos y malos”… Y habló de que “marcas emblemáticas como Contempopránea cojan más brillo” y de apoyar y estimular a su responsable, Agustín Fuentes, para hacer un festival aún mejor. Y de “abrir Alburquerque al futuro”.

“Sé que no soy la mejor candidata, que me faltan experiencia y muchas cosas, quizás demasiadas, pero me sobran ganas e ilusión, ganas de devolver a mi pueblo a donde siempre debió estar”, finalizó.