Press "Enter" to skip to content

Esperemos que Marisa Murillo cambie

DIARIO DE CAMPAÑA ELECTORAL

Ya hemos dicho que la elección de Marisa Murillo para sustituir a Vadillo no nos parece la más acertada, porque en las formas y en el fondo, la candidata a la alcaldía ha copiado y sigue copiando de su mentor. No obstante, si llegara a ser alcaldesa, esperamos y confiamos en que cambie o que el partido la haga cambiar. No lo decimos ya por su intervención en el mitin de la semana pasada, en el que acusó de “miseria” al PP, a Ipal y, cómo no, a Francis Negrete, además de descalificar la acción de la justicia, lo que nos parece aún más grave, sino porque hoy ha demostrado en su Facebook una clara inclinación al sectarismo, heredado también de su padrino político.

En un escrito en el que hace política con un hecho desgraciado, como fue el incendio de anoche en la pizarrera, cita a todos los colectivos que intervinieron en el incidente menos a la policía local. Se pueden imaginar el motivo: que tanto el todavía alcalde como ella, por lo que vemos, tienen a este cuerpo en la picota porque los agentes defienden sus derechos laborales.

En un comentario en este escrito de Murillo en Facebook, incluso un policía recuerda que también intervino este cuerpo, que debería ser un orgullo para nuestros gobernantes, pero la candidata ni siquiera rectifica después.

Pero nada, en este incendio, que pudo ser grave y que ocasionó el ingreso en el hospital de un bombero, que fue socorrido con presteza por Jennifer Márquez Gómez, según Marisa Murillo el único cuerpo que no intervino fue la policía local y, por supuesto, hubo un héroe que destacó por encima de todos. ¡Imaginen quién fue!