Press "Enter" to skip to content

Vadillo presenta una obra de dos millones de euros y solo cuenta con 178.800

Vadillo presentó hoy en los medios de comunicación una extraordinaria y faraónica obra que costaría al menos dos millones de euros y que pretende hacer con 178.800 euros de un Per.

Es tan grandiosa la idea que parece realmente delirante. Desde luego muy atractiva y cautivadora, sino fuera porque quienes tenemos criterio propio y ya conocemos otros fabulosos proyectos de nuestro alcalde, ya estamos curados de espanto. Basta con recordar las dos plantas de aparcamientos subterráneos bajo la Alameda, el aeródromo en la carretera de Herreruela, o más recientemente todo el gran proyecto de ajardinado y embellecimiento en San Francisco hasta San Andrés que prometió cuando, al igual que ha hecho hoy, presentó la obra de remodelación del parque de la plaza de Abastos, trabajo que tres años después está sin terminar y, por favor, den una vuelta por San Francisco y San Andrés.

Es cierto que el adoquinado portugués queda bastante bien, aunque no tanto el estar rodeado de pizarra y cemento, pero es que, además de decir que todas las laderas, hasta la avenida Aurelio Cabrera, llevarán este mismo suelo, dijo que se construirá un gigantesco graderío en el centro del paseo, incrustado en la ladera, con estructura metálica y de madera y capacidad para unas 700 personas y, además, desmontable.

Cuando empezaron a hacer las obras, hace algo más de tres meses, y ya vemos lo que se ha avanzado, el alcalde dijo que el proyecto contemplaba un graderío natural realizado en la propia ladera. Ahora ya dice que es distinto. Entonces, cuál es el proyecto. Si todo es así, ¿por qué lo esconde?

Además, Vadillo aseguró que se cambiarán todas las farolas actuales por otras más grandes y se talarán 25 eucaliptos grandes y ornamentales para sustituirlos por 50 madroños, un árbol que nos parece hermoso.

En todo el camino que transcurre paralelo al huerto de las Alcabalas se construirá –ya están en ello- un muro de hormigón, con piedra vista, y se rellenará todo de manera que el suelo quede a la misma altura que el alto de la pared del citado huerto, el cual quedaría unido a esta finca privada, se supone que sin cerramiento alguno que separe la parte pública de la privada.

En el centro de las Laderas, frente al graderío, explicó que iría un enorme mosaico con alguna figura decorativa dibujada con los propios adoquines.

Trató de justificar la obra, señalando a algunos eucaliptos que se están secando y representan un peligro, sin decir que esos árboles están en ese estado por el incendio que sufrieron hace unos años, pero el resto están completamente sanos.

Dijo que “necesitamos que nuestros espacios están arreglados, y mejorar las calles para hacerlas más bonitas”, olvidando la situación vergonzosa de agujeros, baches y ruina que presentan la mayoría de nuestras vías públicas, y añadió que “las calles serían inútiles si fueran de tierra”, y la verdad es que sería preferible que lo fueran antes de estar destrozadas como actualmente.

El alcalde habló mucho de Contempopránea, sin explicar dónde echó los casi 100.000 euros que le debe a la organización del festival, dinero que le ingresó la Junta al ayuntamiento el año pasado y sin el cual no se podrá celebrar este acontecimiento el próximo verano.

Ángel Vadillo dijo además que, con esta remodelación, Alburquerque tendrá el mejor recinto ferial de la provincia, que habrá portales de entradas y salida en las ferias, nuevas y buenas casetas, una gran iluminación y enorme capacidad para todas las atracciones. Además, desveló que habrá actividades durante todo el verano.

Nada desveló acerca de la cuantía de la obra, ni cuando estaría terminada, aunque se le escapó señalar que la “obra requiere un tiempo y no todo se va a ver”. Pero más bien, y si no al tiempo, podríamos decir que casi nada de todo esto vamos a ver. Todo es bombo y platillo para las próximas elecciones.  Como cada cuatro años…

___________

Foto de portada. Obras en el camino que transcurre paralelo al huerto de las Alcabalas.