Press "Enter" to skip to content

El Casino seguirá adelante

Por FAUSTO CAROZO

Ese escribo lo hago personalmente y nada tiene que ver la Junta Directiva a la que pertenezco; por tanto, si cometo algún error, asumo las consecuencias personalmente. Así, como suena. Rectificar es de sabios.

Han pasado dos años y me parece que fue ayer cuando, por voluntad propia, entré a formar parte de la Directiva junto a otras personas que se comprometieron para que el Casino de nuestro pueblo siga adelante. Tarea que hay que hacerla llevadera porque desde fuera se ven las cosas muy bonitas. Doy las gracias a todas las personas que estuvieron en directivas de este casino por mantener esta institución con mucho sacrificio. El Casino de la Mestura tiene mucha historia y ha pasado por muchos baches, pero gracias al esfuerzo de muchos valientes que lucharon por él, todavía hoy existe.

Cada evento que se realiza en esta sociedad requiere una organización para que todo salga lo mejor posible y se puede al ser tantas las personas que afortunadamente asistimos. Todos cometemos errores, pero algunos deberían darse cuenta de que no puede llover a gusto de todos. Si de verdad queremos que esta sociedad no se nos vaya de las manos, tenemos que seguir poniendo todos un poquito de nuestra parte. De lo contrario, se crean malos rollos… La sociedad no es solo la Directiva, sino que la mantenemos todos los socios. De aquí puede venir el dicho: “Yo sin ti no soy nadie, pero tú sin mí tampoco”.

¿Nos hemos parado a pensar qué sería de los que tenemos el privilegio de haber llegado a nuestras edades si no tuviéramos un lugar donde disfrutar de bailes todos los meses o de comidas que se pueden realizar? Todo requiere una serie de gastos que afortunadamente estamos superando con las cotas mensuales y las rifas que se realizan. Agraciadamente, son muchas personas las que colaboran directa o indirectamente de manera desinteresada y pongo como ejemplo la limpieza que se ha realizado. Si no fuera así, sería imposible mantener el Casino con la cuota que abonamos. Cuando se organizan comidas, colaboran una serie de personas. No se trata solamente de llegar y sentarnos a mesa y mantel puesto. Personalmente quiero daros las gracias por la colaboración desinteresada.

Si nos paramos a pensar un poquito, lo que se paga cada mes suena a poca cosa: 6 euros una persona y 10 la pareja o el matrimonio, cantidad de dinero que nos la gastamos en cualquier cosa. Pero los artículos para las comidas son cada vez más caros, además de luz, agua, etc. Y se va manteniendo, que no es poco.

¿Nos hemos parado a pensar qué ocurrirá si algún día no hay personas que den el paso adelante para llevar esta sociedad? ¿A dónde íbamos a salir a echar un rato sobre todo en invierno? Echémosle cojones, con perdón de la palabra, para que el Casino siga vivo. Abrió sus puertas en 1875 y, como digo, alberga mucha historia y muchos sacrificios.

Gracias a la Directiva he conocido a personas más directamente y he tenido una experiencia más. Por aquí han pasado gentes de directivas diversas que han procurado hacer las cosas de la mejor manera posible. Todos cometemos errores y a veces se presentan problemas, e incluso hay quien intenta acarrearlos sin darnos cuenta de que en las sociedades no se deben mezclar cosas personales o del pasado. Cuando entramos en una institución como esta, el único lucro que hay que llevar es hacerlo lo mejor posible, sin lucros personales. Y cuando entran nuevas directivas, se les asesora de la mejor manera y que cada cual tome el rumbo que quiera. A intentar hacerlo mejor que los salientes, con ideas nuevas y mejores. Todo tiene solución cuando se pone empeño. Cuesta tiempo de nuestro día a día y algún refregón de algunas personas que deberían ser un poco más comprensibles. Desde arriba se ven muy bien los toros. La vida me ha enseñado a tener la espalda bien cubierta y aguantar muchos palos.

Nos vamos acercando al día de la renovación de la Directiva y, según mis informaciones, hay personas con ganas de presentarse, lo que significa que desean que el Casino siga adelante, que el pueblo no se quede sin él, que queremos mantener lo poquito que nos queda. No nos dividamos. Hay un refrán que dice: “Divide y vencerás”. Vamos a olvidarnos de esto. Que no haya malos rollos. Dialogando se arreglan las cosas. Muchas veces digo que el ser humano está falto de diálogo y sobrado de mala leche. ¡El Casino seguirá adelante!

____________________

FOTO DE PORTADA: Varios voluntarios limpian el salón principal del Casino tras una fiesta. Entre ellos está Fausto Carozo, colaborador de AZAGALA y directivo del Casino, autor de este escrito./ ARCHIVO AZAGALA

FOTO 2: Imagen de la celebración del Roscón de Reyes en el Casino. /ARCHIVO AZAGALA.

FOTO 3: Domingo de Piñata, en el Casino:/ ARCHIVO AZAGALA