Press "Enter" to skip to content

Adiós a Jacinto Alcón, que llevó a la plaza de Alburquerque al número uno nacional en rejoneo

Empresario, apoderado, ganadero y, ante todo, un gran aficionado, Jacinto Alcón Pasalodos, fue enterrado ayer en Badajoz a los 86 años de edad.

Gracias a él, la plaza de toros de Alburquerque vivió su mayor etapa de esplendor entre los años 1963 y 1988 cuando nuestro coso taurino era considerado el número uno del rejoneo en toda España.

Así, según un gran reportaje denominado “Un siglo de toros” y escrito por Juan del Pozo, Emiliano Roas y Luis Manzano, durante la etapa de empresario de la plaza de Alburquerque de Jacinto Alcón “se vivieron momentos estelares que culminaron con la celebración del trofeo Álvaro Domecq, que consagró esta plaza como punto de encuentro deseado de todos los rejoneadores de la época”.

No hemos de olvidar también el paso de grandes figuras del toreo a pie que, sin la mediación de Jacinto Alcón, hubiera sido casi imposible contratar en esta plaza: Diego Puerta, Palomo Linares, “Espartaco”, Manuel Díaz “El Cordobés”, Paco Alcalde, Juan Antonio Esplá, Vicente Luis “El Soro”, Luis Reina y otros.

Alcón Pasalodos cogió el coso taurino de Alburquerque en 1963 y como privilegio único en el mundo obsequió a este pueblo con cinco trofeos Alvaro Domécq Díez, con la participación de los mejores rejoneadores del momento. Así, se pudo contemplar en esta plaza a las máximas figuras: Álvaro Domecq, Fermín Bohorquez, José Lupi, Manuel Vidrié, Gregorio Moreno Pidal, Ángel y Rafael Peralta, Joao Moura y otros.

La plaza de Alburquerque fue cita de medios de comunicación – televisión, radio y prensa-, de toda España.

Todo ello solo fue posible gracias a Jacinto, descubridor de talentos como Lupi y Moura, elevando el toreo a caballo a lo más alto de la historia.

En 2016, los últimos empresarios taurinos que llevaron la plaza de Alburquerque celebraron un homenaje a Jacinto Alcón.

Desde niño 

Según narraba el diario Hoy en un reportaje de Estefanía Zarallo, con motivo de un homenaje que se rindió en 2013 a Jacinto Alcón, éste se aficionó a los toros siendo apenas un niño, al compás de su hermano, que quería ser matador. Isidoro Alcón fue novillero, se anunciaba en los carteles como ‘Litri II’. Este toreó en diversas plazas, entre ellas la de Alburquerque, pero no cumplió su sueño de tomar la alternativa.

«Un día -recuerda Jacinto- estaba con Lisardo Sánchez, que era un hombre muy inteligente, y me dijo que yo tenía que ser empresario». Así, le propuso organizar un festejo en un pueblo pacense contando con su ayuda y poco a poco comenzó a introducirse en el mundo del toro vinculado al sector empresarial. Era una época en la que todo el mundo acudía a las plazas, pues la fiesta era el acontecimiento más seguido del país.

«Badajoz es una de las provincias con más plazas de toros de obra y yo he montado festejos en todas ellas», explica Jacinto Alcón, que narra que así fue como conoció a los hermanos Manuel y Gregorio Moreno Pidal, a los que empezó a apoderar.

«Un día Gregorio me propuso ir a Portugal, porque él tenía mucha vinculación con el país vecino, y quería ir a ver a torear a un rejoneador amigo suyo, Samuel Lupi. A mí me gustó al verle, y cuando terminó, me dijo que le encantaría anunciarse en España. Le gestioné una corrida de toros en Madrid y triunfó. Tuvo una tarde espléndida y empezaron a llamarme de todas las plazas para que torease, sobre todo abriendo cartel a las figuras del momento», asevera Jacinto Alcón, que explica que poco después conoció a otro torero a caballo luso, João Moura, cuando apenas era un niño.

Comenzó a llevar su carrera por las plazas españolas y cuajó una gran tarde en Alicante, para después presentarse con un éxito rotundo en Madrid. Jacinto Alcón relata con emoción cómo fueron aquellos días. «A Moura, después de torear en Las Ventas, le contrataron ese mismo día para 32 corridas», señaló al periódico con motivo de un homenaje que le rindieron en el año 2013.

_____________________________

TEXTO: Extraído del reportaje, “Un siglo de toros”, de Juan del Pozo, Emiliano Roa y Luis Manzano, publicado en La Glorieta en 1999; y de un artículo de Estefanía Zarallo en el diario Hoy.

FOTO DE PORTADA: Cartel de un homenaje rendido a Jacinto Alcón en Alburquerque

FOTOS RESTANTES: Del reportaje “Un siglo de toros”