Press "Enter" to skip to content

Ya está en la sección CULTURA el segundo capítulo sobre “El habla alburquerqueña”

Hoy hemos subido a la sección CULTURA el segundo capítulo de “El habla alburquerqueña”, fruto de años de investigación de nuestro colaborador Eugenio López Cano, presidente del Colectivo Cultural Tres Castillos y miembro del Consejo de Redacción de AZAGALA.

Eugenio recopiló vocablos típicos de Alburquerque, muchos de los cuales ya se han perdido, por lo que esta obra tiene un valor antropológico, cultural e histórico incalculable, y después de haberlo regalado por fascículos a los lectores de nuestra edición impresa, ahora quedará para siempre en la red dentro de esta edición digital.

Reproducimos una parte del texto escrito por López Cano en este segundo capítulo: “Me atrevería a decir que el léxico de Alburquerque no se ha degradado lo suficiente como para temer que al menos a corto plazo se pierda, aunque si no se toman las medidas oportunas, y en este caso responsabilizo igualmente a esta y a las Corporaciones locales que nos precedieron por no haber sabido, o querido valorar la riqueza de nuestra habla, es muy posible, como digo, que, a la vista de la experiencia de estos años, en poco tiempo desaparecerán muchas de las palabras que, como francotiradores de la historia, hemos ido recogiendo a lo largo de estos años. Sí es verdad que, como hecho natural, están en desuso muchos de los giros y vocablos que escuchábamos de nuestros mayores e incluso otros que incorporamos en nuestras conversaciones diarias, algo que sin embargo en otras regiones no sólo no los desprecian sino que por todos los medios los conservan y los trasmiten”.

Para leer el texto entero, hay que entrar en la sección CULTURA, donde iremos publicando todo el trabajo denominado “El habla alburquerqueña”, de forma que, al final, quede como un libro que el lector podrá imprimir o consultar directamente en nuestra revista digital. Este segundo capítulo se llama “Introducción segunda”.

_______________________

FOTO DE PORTADA: Vista general de Alburquerque./ FOTO EDWARD COOPER