Press "Enter" to skip to content

¡Bendita Navidad! ¡Benditas elecciones!

Cada vez hay más alburquerqueños que dicen, medio en broma y medio en serio, que en nuestro pueblo tenía que haber elecciones todos los años. Es evidente que la traca de promesas, obras, y demás acciones tendentes a cosechar votos es impresionante. Todas las administraciones, especialmente las regionales y locales, en época electoral incrementan los contratos y las obras, pero el caso de Alburquerque es especial, porque durante los tres años y medio de legislatura no se ha hecho prácticamente nada y ahora, y a seis meses para los comicios electorales, todo se vuelve en anuncios grandiosos y promesas generosas de un futuro que nunca llega.

Tenemos numerosos ejemplos, que se verán a partir del mes de febrero o marzo, pero vamos a centrarnos en uno que estos días es el eje de comentarios de vecinos que no se dejan engatusar por el descaro electoralista de nuestro máximo mandatario.

Durante muchos años, se viene comparando la ambientación navideña de nuestro pueblo con la espectacular de San Vicente de Alcántara, pero también con la de municipios más pequeños como La Codosera o Villar del Rey. En Alburquerque tenemos las mismas luces desde hace 20 años, de manera que prácticamente son las mismas de la feria, con algunas que, afortunadamente, un gran manitas como Juan Gabriel Maya elaboró hace unos años.

El alumbrado de nuestra villa era irrisorio, vergonzante, pero han llegado unas elecciones que, por primera vez en dos décadas, pueden estar muy reñidas. Y hay que volcarse. Y, por ello, por fin, este año se estrenan algunos elementos para ambientar el centro, como unos renos y un árbol luminoso de navidad en la plaza de España, o unos diseños nuevos con luces colgando en el medio de las calles.

Desconocemos si se trata de una iluminación comprada o alquilada, pero se aprecia que con luminarias usadas y obsoletas, pero algo es algo.

Menos mal, porque los vecinos de la calle Badajoz, en la abandonada urbanización de la fuente del Álamo, han colocado una ambientación navideña que era la envidia de todos los vecinos del pueblo, y habría sido lamentable que una zona del extrarradio hubiera sido la mejor iluminación, por iniciativa de los particulares, que la colocada por el propio ayuntamiento, la cual, sin ser una maravilla, por lo menos es novedosa.

En definitiva, en Alburquerque, además de bendita Navidad, podemos exclamar: ¡¡¡Benditas elecciones!!!

___________________________

FOTO DE PORTADA: Ambientación navideña en la plaza de España.

FOTO 2: Ambientación en la calle Badajoz, por iniciativa de los vecinos.