Press "Enter" to skip to content

Toda la verdad oculta sobre el nuevo impuesto de la basura

El grupo independiente (IPAL) ha aclarado en 45 minutos de una comparecencia, que nadie debería perderse si quiere enterarse bien del nuevo impuesto de la basura, los detalles ocultos por nuestro alcalde. Nosotros vamos a tratar de resumir en una serie de puntos las apreciaciones de dos de sus concejales, Manuel Gutiérrez y Pablo Bozas.

1-¿Por qué ahora nos manda los recibos el OAR, organismo de la Diputación?

Vadillo ha tratado de culpar al OAR de que, después de 20 años, ahora se nos exija en pago de la basura, cuando ha sido el ayuntamiento el que le ha cedido a la Diputación el cobro de esta tasa. Nuestro alcalde faltó a la verdad cuando dijo que todos los pueblos de la provincia tienen encomendado dicho cobro al OAR, como si fuera obligatorio hacerlo. Sin ir más lejos, en Villar del Rey la recogida de la basura la sigue llevando el ayuntamiento y sus vecinos pagan bastante menos que lo estipulado para los alburquerqueños, residentes o no en Alburquerque.

2-¿Por qué se la encargado al OAR ahora y no en todos estos años atrás?

Esta es otra de las cuestiones que ha ocultado el alcalde, quien ha falseado la realidad al decir que se ha cedido el servicio de recogida para mejorarlo. Si es así, ¿cómo es que no lo hizo antes?

La realidad, y eso lo apuntó muy bien IPAL, es que el ayuntamiento logró un crédito de 3,6 millones de euros a finales del pasado año y, lo mismo que se nos exige a los ciudadanos cuando pedimos un préstamo, el ayuntamiento se comprometió a hacer un “plan de ajuste”, es decir, a abrocharse el cinturón. Pero, claro, dada la situación de ruina del consistorio, quienes vamos a pagar el pato y abrocharnos el cinturón somos los alburquerqueños.

Vadillo ha negado una y otra vez la documentación de este plan de ajuste, para que no nos enteremos de la verdad, pero, según explicó IPAL, entre las medidas está el cobro del impuesto de la basura a los vecinos, algo de lo que estábamos exentos hasta ahora.

3-¿Por qué dice que los empadronados no pagaremos?

A Ángel Vadillo le ha pillado el toro porque no cayó en la cuenta de que la Diputación iba a empezar a mandar los recibos poco antes de las elecciones y no hay nada que enfade más a la gente que le rasquen el bolsillo. El alcalde ha tratado de retrasar el cobro y, en vista de que no ha podido, está enredando a los vecinos diciéndoles que, si están empadronados, no van a pagar. Como los alburquerqueños que viven fuera no votan aquí, les ha endosado a ellos parte de la factura, en un acto vergonzante y casi humillante.

4-¿Por qué tenemos que ir todos a la oficina que ha anunciado Ángel Vadillo cuando él tiene el padrón de habitantes?

Este es uno de los grandes despropósitos. El ayuntamiento tiene los datos de todos los vecinos empadronados en Alburquerque, por lo que bastaba con que se lo hubiera enviado a la Diputación advirtiendo al OAR que todos los incluidos en ese padrón no van a pagar la basura porque se las va a abonar el propio consistorio. De esa forma, no hubiera sido necesario que remitieran cartas a los vecinos y que tuvieran que ir más de dos mil alburquerqueños a esa oficina para pedir un certificado de empadronamiento y rellenar los documentos.

5-¿Por qué hay tantos errores en las cartas que se están recibiendo?

La respuesta es muy simple: porque el ayuntamiento no le ha mandado al OAR el padrón actualizado. Y por qué no lo ha hecho: pues simplemente para que haya muchas reclamaciones y ganar tiempo hasta después de las elecciones, cuando todos tendremos que pagar, estemos o no empadronados en el pueblo. Por ello, este año va a tratar de liar el asunto todo lo que pueda, incluso puede ser que el ayuntamiento llegue a pagar algunas de las cuotas, dado que van a cobrarse a plazos, pero no creemos que haya gente tan ingenua como para tragarse que nuestro consistorio, que no tiene ni para reponer bombillas en calles a oscuras, vaya a pagar todos los años 300.000 euros del impuesto de la basura de quienes vivimos en el pueblo.

6-¿Por qué no cumple la legalidad y lleva a pleno un acuerdo para que el ayuntamiento abone la basura de los empadronados?

Hace muchos años, con el fin de que nos beneficiáramos de las tierras que pertenecen al pueblo, se aprobó en pleno la eliminación del impuesto de la basura para todos los alburquerqueños, estuvieran o no empadronados en Alburquerque. Entonces, tiene que haber un nuevo acuerdo de pleno en el que apruebe que el consistorio pagará de las arcas municipales el impuesto de los vecinos del pueblo, y que obligue a pagar a los que tienen aquí vivienda, pero no están empadronados, aunque no se beneficien para nada del servicio.

Vadillo no lo lleva a pleno por varios motivos, entre ellos la posible ilegalidad del asunto (porque no existe una partida en los presupuestos para pagar los 300.000 euros) y, sobre todo, que no quiere debatir ni mostrar el plan de ajuste, ni que se sepan los verdaderos motivos de que todos tengamos que pagar ese impuesto, sea ahora, o después de las elecciones de mayo próximo.

7-¿Qué ocurre con quienes, estando empadronados en Alburquerque, no pasen por la oficina de “liberación” del impuesto?

Es evidente que muchas personas no irán al paripé que les tiene preparados nuestro alcalde, bien porque vivan fuera y no se enteren, o porque estén enfermos y no salgan de casa, o porque no se crean el montaje de Vadillo, o simplemente porque no tienen tiempo o no quieren. Entonces, se supone que esos tendrían que pagar…

El caso es que nuestro alcalde no se conforma con marear la perdiz, sino que quiere ganar votos haciendo pasar a miles de personas por esa oficina encantada para que veamos que es muy bueno y nos perdona un impuesto que no pagábamos desde hace más de 20 años.

8-¿Hay precedentes de una oficina como la que el alcalde ha anunciado?

Como bien apuntó IPAL, unos meses antes de las pasadas elecciones, Ángel Vadillo decidió abrir una oficina en la calle Alameda para que quienes quisieran una vivienda se apuntaran. Dijo en su programa electoral de hace 4 años que ya tenía expropiados unos terrenos frente del restaurante El Rodeo para construir unas 120 viviendas. Pues bien, se inscribieron más de 200 alburquerqueños. Tras las elecciones cerró la oficina y hasta ahora…

9-¿Qué pasa si el ayuntamiento no paga los recibos de los empadronados aunque pasen por el “sitio”?

Esto se les ha escapado a los concejales de IPAl. Pensamos que nadie se creerá que el ayuntamiento tiene 300.000 euros para pagarnos a todos la basura, por tanto, si no lo hace, a nombré de quién vendrán los recargos. La respuesta es evidente, al que consta como deudor, por algo tenemos que facilitar un número de cuenta en las cartas que estamos recibiendo del OAR.

10-¿Por qué se discrimina a los emigrantes?

Estamos seguros de que muchos vecinos pasarán por la oficina de “liberación” de impuestos por curarse en salud, pero a quienes son hijos del pueblo ni siquiera se les ha escuchado. En este sentido, IPAL considera, en palabras de Manuel Gutiérrez, un “desprecio total a unos paisanos, familiares, que son exactamente igual que nosotros, y que no viven en Alburquerque porque se tuvieron que marchar, más cerca o más lejos, por razones de su propia vida, pero son personas que se sienten alburquerqueños y por eso conservan sus viviendas, por eso invierten y gastan en Alburquerque y usted los está discriminando”.

La respuesta a esta última pregunta es muy fácil: se les discrimina porque no votan aquí. Si votaran, como bien dijo IPAL, también les prometería que no van a pagar. Por lo menos hasta después de las elecciones…

_________________________

FOTO 1: Vista parcial de Alburquerque.

FOTO 2: Concejales de IPAL en una imagen de archivo.

FOTO 3: Imagen de la campaña iniciada por IPAL contra el abono de la tasa de basuras.