Press "Enter" to skip to content

Tapizados J. Mayo tiene ya alrededor de 150 trabajadores

Hace unos días, Canal Extremadura emitía un reportaje sobre la empresa alburquerqueña Tapizados J. Mayo, la industria que más empleo genera en nuestra localidad, con más de 100 trabajadores directos. Además, es la que más sofás a la hora fabrica en España, dado que elabora uno cada 150 segundos.

En el citado programa hablan todos los miembros de una familia a la que nuestro pueblo le debe mucho. “Somos los raros de Alburquerque”, dice uno de los hermanos, Juan Manuel Mayo, porque sin tener buenas comunicaciones, ni existir empresas del sector, ni se imparte formación en esta zona nuestra, han conseguido levantar un gran negocio, y sin ayuda, como señala su hermana, María José Mayo, por lo que les resulta difícil salir de Extremadura. Sin ir más lejos, hace unas semanas, el grupo independiente Ipal denunció el pésimo estado en que se encuentran los accesos a una fábrica en la que entran y salen diariamente decenas de camiones.

AZAGALA dedicó a esta empresa un extenso reportaje en su número 69 y vamos a reproducir parte del mismo:

“Si en Alburquerque hubiera 4 o 5 empresas como Tapizados J. Mayo, estaríamos hablando de un pueblo diferente. Esta empresa familiar es la que más empleo proporciona de Alburquerque y una de las principales de la comarca, con cerca de 150 trabajadores, la mayoría en su fábrica de nuestro pueblo pero también en San Vicente.

Tapizados J. Mayo vende sus más de 80 modelos diferentes de sofás a la totalidad de las comunidades autónomas de España, en Portugal y en Madeira, y tienen reclamos de otros países europeos.

El patriarca de la familia, Julián Mayo, trabajaba en la finca del castillo de Piedrabuena y, con el fin de complementar su escaso salario, se dedicaba en sus ratos libres a hacer sillas de bayón y de juncia y las vendía los fines de semana en Alburquerque. Por entonces, Emilio Vahí le compraba sillas para venderlas en su tienda. Dada su habilidad, un día, su esposa, Manola Pérez, le encargó que arreglara un sillón y lo tapizó divinamente. Así se corrió la voz y empezó a recibir encargos de toda la comarca. Julián los tapizaba y su mujer los cosía.

Cuando salían del colegio, sus hijos ayudaban y tanto habían mamado la tarea de su padre que, siendo niños, hacían sillas con palillos.

Al fallecer el dueño de la finca donde trabajaba, Julián y otros empleados fueron despedidos y entonces empezó a dedicarse exclusivamente al tapizado en su casa de la plaza de Nuevo Méjico, junto a las viejas escuelas de la Dehesa. Además, confeccionaba toldos con gran desparpajo. Más tarde, en 2002, se normalizó ya una empresa.

Con mucho trabajo y dedicación -para los hermanos y el padre los 365 días del año-, las cosas fueron cada vez mejor y el mercado se amplió considerablemente, por lo que abandonaron el pequeño taller de su vivienda y se trasladaron a una nave del polígono industrial que había albergado una fábrica de corcho y después la de bicicletas. Poco después, en 2010, encargaron la construcción de una nueva factoría que les costó más de 400.000 euros.

Por entonces ya habían constituido la empresa Tapizados J. Mayo, una sociedad formada por los tres hermanos varones y el padre, mientras que la hermana es empleada como formadora de confección.

Actualmente, y casi siempre bajo pedidos, trabajan en serie en su cadena de fabricación de sofás, con varias secciones: corte y espuma, carpintería, confección, tapizado, ensamblaje y montaje, embalado y almacenajes, además de las oficinas.

Esta gran empresa, que conjuga tecnología punta con trabajo artesanal, fabrica más de 350 sofás diarios y sus gestores mismos se encargan de la formación de los trabajadores los fines de semana en sus talleres”.

Y lo dicho, ojalá en Alburquerque hubiera unas cuantas empresas como esta y unos emprendedores como Julián Mayo y sus hijos. Este es el futuro, no los contratitos de unos meses para después cobrar el paro. Esto último es uno de los males de nuestro pueblo, porque a veces las empresas locales no encuentran trabajadores, a pesar del elevadísimo número de parados que existe en el pueblo.

______________________

FOTO 1: Parte de la nave central de la fábrica. ARCHIVO AZAGALA.

FOTO 2: Julián Mayo y Manola Pérez. Canal Extremadura Tv.

FOTO 3: Juan Manuel Mayo. Canal Extremadura Tv.

FOTO 4: Fábrica de Tapizados J. Mayo. ARCHIVO AZAGALA