Press "Enter" to skip to content

Los alburquerqueños empiezan a recibir cartas para pagar el impuesto de la basura

Vecinos de Alburquerque están empezando a recibir recibos para pagar el impuesto por la recogida domiciliaria de basuras, una tasa de la que estaban exentos hasta ahora los alburquerqueños como única manera de beneficiarse de los Baldíos, que no olvidemos, pertenecen al común de vecinos, y cuyo arrendamiento genera importantes ingresos al ayuntamiento.

Cuatro familias se han puesto en contacto con esta revista para mostrar sus quejas porque, tal y como denunció el grupo de la oposición Ipal hace meses, los alburquerqueños íbamos a dejar de beneficiarnos de los baldíos y a pagar el impuesto de la basura, que se eliminó hace más de 20 años, cuando tras el proceso expropiatorio de las fincas baldías, estas pasaron a ser del común de vecinos y a ser gestionadas por el ayuntamiento.

El motivo de que los vecinos de Alburquerque volvamos a pagar la recogida de basuras se debe al plan de saneamiento que ha tenido que firmar el ayuntamiento para recibir el último préstamo de 3,6 millones de euros para liquidar deudas, según el alcalde, solo con la Seguridad Social y Hacienda.

En febrero de este año, los dos grupos de la oposición, el popular e Ipal, solicitaron la convocatoria de un pleno extraordinario para debatir el asunto de este nuevo crédito millonario y hablar, entre otras cosas, de los impuestos que tendríamos que pagar como consecuencia del mismo. En la sesión, el alcalde negó que los vecinos en general fueran a pagar la tasa de recogida de basuras y aseguró que solamente la abonarían las personas que tienen vivienda en el pueblo, pero residen en otras ciudades y se “benefician injustamente”, dijo, de la gratuidad de dicho servicio.

Sin embargo, las personas que están recibiendo los recibos exigiéndoles el pago de este nuevo impuesto viven en Alburquerque y se está demandado tanto en rústica como en urbana.

El ayuntamiento ha delegado el cobro en el OAR, igual que otros impuestos como el IBI, y se cobra trimestralmente.