Press "Enter" to skip to content

El archivo de AZAGALA supera las 50.000 fotos en color y 7.000 antiguas

Hoy hemos comenzado a hacer un inventario del archivo fotográfico de AZAGALA, que comprende tanto fotos antiguas como modernas. La colección de las nuevas comprende desde finales de los 80 hasta la actualidad y la cifra se dispara, lógicamente, desde que se comercializaron las cámaras digitales.

Podemos decir que el número total de fotos en color supera las cincuenta mil y que muchas de ellas han servido para hacer folletos de promoción turística de Alburquerque en general y del Festival Medieval en particular.

En cuanto a las antiguas, en blanco y negro, o en color sepia, la cifra se aproxima a las siete mil.

Con esto queremos decir que esta revista dispone de un archivo de un valor incalculable y que los que hacemos AZAGALA lo conservamos para las generaciones futuras, porque amamos nuestro pueblo.

Muchos jóvenes estudiantes, así como asociaciones locales, nos han pedido fotos para trabajos sobre Alburquerque y numerosos medios de comunicación y editores de libros también nos han solicitado algunas que han utilizado para hacer estudios e investigaciones sobre nuestra villa.

Asimismo, todos los 100 números que han salido hasta ahora de la revista se encuentran en la Biblioteca Pública de Extremadura y en la Biblioteca Nacional, en Madrid, a donde enviamos cuatro ejemplares todos los meses. Y, desgraciadamente, no están en la biblioteca municipal de Alburquerque, porque no se nos ha demandado y porque, como muchos alburquerqueños saben, este medio de comunicación está vetado por el ayuntamiento.

Informamos de esto para que los alburquerqueños sepan que hacemos esta revista sin interés económico alguno, que nuestro único afán es informar y contribuir a hacer nuestro pueblo mejor, porque deseamos un Alburquerque próspero y unido para nuestros hijos. Nos habremos equivocado algunas veces, pero nunca hemos faltado el respeto a nadie ni vamos a hacerlo jamás.

____________________

FOTO: Excelente y original toma del castillo desde el Palomar./ MARÍA LUISA POCOSTALES