Press "Enter" to skip to content

Pepe Vadillo, el domador de abejas

José Vadillo Román nació en Villar del Rey, donde aprendió el oficio de apicultor. Se casó hace 25 años con una alburquerqueña y se vino a residir a Alburquerque, donde montó un próspero negocio de apicultura, tras hacer una importante inversión. En los buenos años vendió mucha miel, dada su extraordinaria calidad, sin aditivo alguno, pero tuvo que dejarlo por la desaparición masiva de las abejas, por desorientación y muerte, un fenómeno que se dio en toda España y buena parte de Europa hace aproximadamente una década y que todavía sigue causando estragos.

 El caso es que Pepe, el único apicultor que se conoce en Alburquerque en el último medio siglo, se vio obligado a dejar esta profesión que tan bien conoce y tanto le satisfacía, y a la que dedicó más de 20 años de su vida.

 Sin embargo, cada vez que hay que eliminar una colmena por el peligro que conlleva, le avisan y él suele acudir a retirarla. Este año han vuelto muchas abejas a sus viejas colmenas y, como vemos en el vídeo, conoce tan bien a este vital insecto para la supervivencia del planeta, que no necesita un traje especial para manipularlas. “Ahora están tranquilas”, asegura, pero en otras ocasiones es necesario protegerse.